La situación impositiva de los candidatos

Debate presidencial de Estados Unidos: La carta que jugó Biden horas antes del duelo

Imagen: AFP

El candidato demócrata a la Casa Blanca para las elecciones de noviembre, Joe Biden, publicó este martes su última declaración fiscal, horas antes de un debate con su rival republicano, el mandatario Donald Trump, quien desató numerosas polémicas al negarse a informar su situación impositiva después de que la prensa revelara que apenas pagó 750 dólares por tributos en 2016.

Según los documentos publicados por su campaña, Biden y su esposa Jill pagaron 299.346 dólares en impuestos federales el año pasado.

La situación impositiva de los candidatos va a ocupar esta noche un lugar preponderante en el primer debate de la campaña, después de que el domingo el diario The New York Times publicara que Trump pagó solamente 750 dólares en 2016, el año que ganó la presidencia.

"El pueblo estadounidense merece transparencia de sus líderes y por eso hoy publiqué mis declaraciones fiscales de los últimos 22 años", remarcó Biden en Twitter.

El candidato demócrata, que mantiene ventaja, aunque muy oscilante, en todas las encuestas de intención de voto, publicó 40 páginas sobre su situación fiscal en los estados Delaware y Virginia.

Biden ya había difundido sus declaraciones fiscales para 2016, 2017 y 2018 durante las primarias en las que se impuso para ser el candidato, en julio de 2019.

Por su parte, la candidata del Partido Demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, y su marido, Doug Emhoff, habrían ingresado algo más de tres millones de dólares brutos, si bien habrían pagado 1,1 millones en impuestos sobre la renta a lo largo del mismo año, reseñó la agencia de noticias Europa Press.

Los ciudadanos pueden ahora acceder a las declaraciones de la renta de los candidatos a la Presidencia durante los últimos 15 años.

Trump pagó también 750 dólares en impuestos en 2017, mientras que estuvo sin hacerlo durante al menos una década desde el año 2000, según el Times.

El mandatario logró estar exento de pagar más impuestos puesto que declaró más pérdidas que ingresos durante la entrada del nuevo siglo, algo que no le impidió disfrutar de un "costoso estilo de vida al deducir impuestos sobre lo que algunos considerarían gastos personales".

Entre esos citó el uso de sus residencias, aviones y 70.000 dólares en peluquería para acudir a televisión y sesiones de maquillaje para su hija Ivanka Trump.

El diario expuso que Trump logró reducir la cifra de impuestos a pagar "con medidas cuestionables", incluyendo un reembolso de casi 73 millones de dólares que está siendo investigado por el Servicio de Impuestos Internos (IRS).

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ