HECHO EN CASA 

Victoria Lomanto

La estudiante de 20 años de la Universidad de Rosario ganó la instancia nacional del concurso de la NASA Space Apps Challenge, con una web accesible a todo público que cataloga las ondas gravitacionales. 

A Victoria Lomanto le gusta leer sobre el espacio desde chiquita. Más o menos a los 11 años se fascinó con el planeta Tierra, y cuando en la secundaria descubrió la física y la matemática empezó a forjar su destino universitario. Hoy esta estudiante de 20 años de la licenciatura y el profesorado de Física de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) pasó a la instancia internacional de la NASA Space Apps Challenge, un concurso organizado por la agencia espacial de los Estados Unidos.

Lomanto se asoció con el desarrollador Walter Wagner y presentó un proyecto denominado “GW Einstein”: las siglas corresponden a Gravitational Waves (ondas gravitacionales en inglés) y lleva el apellido de quién las predijo en su Teoría de la Relatividad. Se trata de una web que recopila esas ondas y otros eventos astronómicos, a través de textos, imágenes, videos y una infoteca con definiciones. Algo complejo de entender para quien no sea físico, pero presentado de forma accesible, con un lenguaje claro y explicado en forma didáctica.

Por el momento, la página está en inglés, pero próximamente será traducida al español y también piensa convertirla en una app. “Está presentada para que en un futuro, no muy lejano, pueda ser utilizada en la educación”, explicó.

Esta es la tercera oportunidad en el que la joven participa del concurso. La primera vez fue en 2017 y la otra en 2018. Este último año recibió una mención de honor, pero nunca había podido superar la instancia local.

En la edición de este año participaron más de 29.000 personas de 71 países y de 225 ciudades de todo el mundo, y su proyecto superó la instancia de Argentina junto a otros cuatro, dos de Buenos Aires y otros dos de Morón. En el caso de resultar ganadora, viajará a Estados Unidos para conocer las instalaciones de la NASA: su sueño.

“Todo este conocimiento es muy complicado de estudiar y quería llevarlo a la gente”, expresó. Y fue su propia experiencia la que la llevó desarrollar una herramienta de divulgación: “Cualquiera suele pensar que son temas que nunca van a entender y generan rechazo. Cada vez que me dicen esas cosas, yo me pongo muy triste. De ahí surgió mi idea”.

Su objetivo es “que los niños sigan interesados en los planetas, pero también entiendan que la ciencia va mucho más allá”. “Que les gusten las matemáticas, estén capacitados y no sean ‘bullyneados’ por querer aprender física”, resaltó.

“Mi sueño es el viaje, pero voy a seguir trabajando en el proyecto porque es algo que me aporta mucho”, aclaró. Y aunque no descarta en un futuro aceptar una propuesta laboral en extranjero o viajar para especializarse, subraya que no estudia “para abandonar el país”.

Además, destacó la importancia de la presencia de mujeres en las ciencias en general, y en particular, en las ciencias consideradas duras. “Einstein decía que la persona más capacitada en matemáticas que conocía era una mujer. Actualmente, las mujeres son cada vez más, pero en cualquier facultad de ciencias exactas vas a ver que la cantidad de hombres es mayor al 70% por ciento”, precisó.

Mientras espera hasta enero, cuando queden los seis proyectos finalistas, Victoria analiza continuar con la tarea de divulgación y lanzar un podcast sobre Astronomía. Herramientas no le faltan: sus padres tienen un estudio de grabación y ella una personalidad de lo más locuaz.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ