Tichil Mendoza, vocero de la Marcha Histórica de comunidades originarias

“Buscamos hablar con el gobierno provincial, de cacique a cacique"

Finalmente, se entregó el petitorio con los puntos a tratar en la mesa de diálogo con el gobernador Gustavo Sáenz. El Gobierno ayer se reunió con otros caciques en Santa Victoria Este. 


Las Unión Autónoma de Comunidades Originarias del Pilcomayo (UACOP) presentó formalmente ante el gobierno provincial su petitorio como base para iniciar las conversaciones en la mesa de diálogo de igual a igual que solicitan al gobernador Gustavo Sáenz. Hasta ayer no habían recibido respuestas. El vocero Tichil Mendoza dijo que seguirán esperando, pero que si transcurrido un tiempo prudencial no reciben respuestas, marcharán a Buenos Aires para plantear este diálogo al gobierno nacional.

El vocero dijo que los caciques tienen que dialogar en situación de paridad con el gobernador. “Tienen que hablar con el cacique, y ese cacique es el gobernador” y dijo que ese intercambio tiene que darse con escucha, “con tranquilidad, con paciencia”, como “ciudadanos de pueblos originarios y como gobierno”. “Estamos buscando hablar con el gobierno provincial, de cacique a cacique, creo que no es un tema difícil para él. No es un tema que puede esquivar. Yo estoy seguro que si comprendió el mensaje de ese cacique a cacique, nos tiene que recibir ahora”, ratificó.

Por otro lado, Mendoza reconoció que el gobierno de Salta “respondió bastante bien” al darles alojamiento, y porque “nos dieron buena alimentación, dormimos bien. Nos está dando un espacio para que podamos definir bien y comprender qué es lo que vamos a dialogar con él”.

El petitorio, de 21 puntos, se presentó el martes último. Mendoza dijo que los principales son los referidos al acceso a la vivienda, el agua y la salud. Entre los otros, se destaca el pedido de acceso a la justicia, no solo porque hay conflictos territoriales y protestas judicializados, sino también por situaciones puntuales, como la muerte de una joven wichí y su pareja atropellados en diciembre de 2019 por el chofer de una ambulancia del Hospital de Santa Victoria Este. Esa joven era hija del vicepresidente de la UACOP e integrante del Consejo de Participación Indígena (CPI), Gervasio Barbier, quien viene denunciando favoritismos en beneficio del conductor del vehículo y que ayer ratificó que continuará exigiendo justicia por su hija.

“Algunos temas sobre tierra están judicializados y eso lleva un proceso que no podemos quizás modificar pero sí tratar de entender que tienen mecanismos como para que (el conflicto territorial) se pueda resolver (por) el mismo gobierno y que “sepa entender que necesitamos de manera urgente” esa resolución, dijo Mendoza en el acceso al Hogar Escuela de la ciudad de Salta, donde siguen alojados los integrantes de distintas comunidades originarias del norte salteño que llevaron adelante la denominada Marcha Histórica, iniciada el 16 de este mes.

Barbier, por su parte, consideró que la cuestión de la tierra y el territorio en el departamento Rivadavia (donde está Santa Victoria Este) “ya tenemos casi resuelto” con el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ordenó al Estado argentino entregar el título comunitario de 400 mil hectáreas en el marco de una demanda de la Asociación de Comunidades Aborígenes Lhaka Honhat. Sin embargo, el consejero lamentó que se sigan violándo derechos de su pueblo: “El tema de desalojos, no queremos; el tema del desmonte, tampoco. Las fumigaciones, tampoco”, detalló.

Un intento de desactivar

Cuando se le consultó si había estado en contacto con funcionarios del gobierno provincial para definir el momento en que comenzará el diálogo, Mendoza señaló que parte del gabinete provincial estaba en Santa Victoria Este, “en reunión con caciques de la zona”. El vocero dijo que algunos caciques de esa localidad enclavada en pleno territorio wichí están en Salta Capital, “dentro de esta lucha”, y dijo sostuvo que un habitante de las comunidades que participan de la protesta “tiene las mismas necesidades que el cacique que no vino a esta marcha”.

“Nosotros no vinimos en nombre de mi comunidad en particular, sino de las necesidades básicas. No vine para nombrar a determinadas comunidades, vine a nombrar la necesidad de todos, porque creo yo que si el gobernador en este momento tiene una reunión en Santa Victoria, se tiene que dar cuenta que lo que le van a decir allá coincide perfectamente con lo que se busca acá”, añadió.

Sostuvo que la intención de llegar hasta la capital provincial es “hacer algo formal más visible, que haya veedores, quizás para orientarnos un poco y tratar de comprender el lugar en el que estamos parados” E insistió: “Comprendemos perfectamente que la necesidad es única en todos los lugares de los pueblos originarios, ya sea salud, ya sea vivienda, ya sea educación o lo que fuere, pero nos damos cuenta, y el gobierno se tiene que dar cuenta, de que hay una sola necesidad de todos”.

“Hay intentos de desactivar esta organización”, aseguró enseguida. Dijo que esto se ve en “que este gobierno va a un lado al otro”, sin embargo, dijo que no les importa. “Nos tendrán que recibir en tiempo y forma”, ratificó. Dijo que dan un plazo extendido para el comienzo del diálogo “para que también piensen un poquito, como para que nosotros también podamos comprender”, aunque ratificó que “de no haber resultado estos días” irán “directamente para Buenos Aires” a pedir un diálogo al gobierno nacional. Y aseguró que llevarán su reclamo ante cada autoridad competente, aunque para ello deban poner en riesgo sus vidas, “porque ya pasaron cientos de años que las comunidades originarias no pudieron recibir la reivindicación que corresponde. No pedimos migajas, no pedimos sueldos para nadie”. “Que los organismos estatales sepan comprender que la necesidad es una sola y que hay que garantizar” el acceso a derechos, afirmó.

El vocero destacó asimismo que están recibiendo apoyo de otras comunidades, y señaló en este sentido otra marcha que se inició anteayer, de integrantes de comunidades de la ruta nacional 86, en jurisdicción de Tartagal. “En este momento están caminando muchas comunidades para llegar a Salta”, adelantó.

Apoyo de organizaciones sociales

El frente del histórico edificio del Hogar Escuela aparece por estos días intervenido por las banderas, los carteles y pancartas de las distintas comunidades y con leyendas sobre los derechos conculcados que reclaman. Afuera y adentro se vive un clima asambleario en el que los originarios se mezclan con militantes de organizaciones sociales que vienen acompañándoles. Mendoza dijo que están “contentos” con ese acompañamiento, aunque aclaró que “no quiere decir que ellos van a decidir por nosotros. Ellos nos van a acompañar en las decisiones que tomemos, nos están dando fuerzas para que nosotros podamos seguir adelante. Esperamos la presencia del gobernador, nada más”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ