Volvieron a detener al ladrón que habían dejado en libertad

Una liberación para la polémica

El ministro Marcelo Sain ironizó sobre la decisión y habló de "indigencia intelectual e institucional de numerosos fiscales". 
Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad.Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad.Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad.Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad.Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad.
Un instante de la persecusión policial por el centro y macrocentro de la ciudad. 
Imagen: Imagen de video

Todo tipo de reacciones generó la decisión de la Justicia de liberar en menos de 24 horas a un muchacho de 23 años que anteayer robó un celular en el centro y protagonizó una fuga temeraria que quedó filmada, con la policía persiguiéndolo a lo largo de unas 40 cuadras, pasando semáforos en rojo, circulando a alta velocidad y en contramano, poniendo en riesgo la vida de peatones y agentes de seguridad (un policía de la Motorizada terminó con una fractura en la pierna), hasta que fue detenido en la zona de la terminal de ómnibus. Los principales cuestionamientos recayeron sobre el fiscal Aníbal Vescovo, responsable de la liberación y la devolución de la moto al ladrón, quien poco después se ufanó de "la hazaña" y su suerte en Facebook. La reacción fue tal que anoche la fiscalía comunicó que el acusado fue detenido de nuevo a la tarde: "Ayer no tenía los elementos que tengo hoy. Ayer tenía una información donde faltaban datos como para solicitar la detención. Hoy obtuve filmaciones que se hicieron públicas, pude conseguir el dato de una persona que fue víctima de un robo. Ayer hechos que eran más bien confusos, circunstancias que había que analizar. Entonces investigué y los elementos que ahora se robustecieron me permiten disponer una detención", explicó a Canal 3 Vescovo.

La reacción más fuerte fue la del ministro de seguridad Marcelo Sain, desde Twitter: "Estos funcionarios policiales se jugaron la vida por el robo de un celular. Tienen todo nuestro afecto y reconocimiento pero deben sentirse decepcionados, sin dudas". 

"El fiscal podría tomarse el plazo de ley hasta ubicar a la víctima y hacer el reconocimiento. La huida presupone peligrosidad procesal y la moto puede ser objeto de secuestro". "Los fundamentos del fiscal Vescovo dan cuenta de la indigencia intelectual e institucional de numerosos fiscales ¿Se habrá creído que (el motociclista) estaba entrenando para el Gran Premio de Le Mans?", ironizó despectivamente el ministro.

Un colaborador inmediato suyo, el secretario de Seguridad Preventiva, Diego Lluma, dijo en Canal 3 que "seguramente la Justicia va a tomar en cuenta el testimonio de los policías, de la víctima y esta evidencia más que concreta que es el video de la persecución”. El jefe de la URII, Adrián Forni, felicitó al personal policial que intervino.

La víctima del robo aclaró que no llegó a hacer la denuncia porque recuperó el celular "muy rápido". El fiscal espera las actuaciones y otros elementos para analizar cómo continúa.

Valeria contó que recuperó el teléfono rápidamente, que fue descartado en la calle y levantado por personas que estaban en el lugar. "Lo liberan porque no hay denuncia hecha, pero no llegué a hacerla porque en menos de una hora recuperé el celular", dijo. Además, manifestó "mucha impotencia" por la liberación del joven.

El Ministerio Público Fiscal explicó el procedimiento y las motivaciones que llevaron al fiscal Vescovo a liberar al acusado y devolverle la moto en primera instancia. "En los datos aportados (por la Policía) no había elementos para efectivizar la detención y llevarlo a audiencia imputativa". Y agregaron: "No se aportó víctima del supuesto robo que comienza con la persecución, no se presentó nadie al momento como víctima, tampoco se halló el supuesto celular robado. La moto que se secuestró pertenece al hombre detenido y no contaba con antecedentes. Por lo que recuperó la libertad al no haber elementos para efectivizar la detención". 

Para agregar leña al fuego, el acusado disfrutó de "la hazaña", sin ninguna señal de arrepentimiento ni disculpas, desde su cuenta de Facebook, en un posteo en el que le habla a su moto, una Honda Wave roja: "Recorriste el centro, la terminal, Oroño y más. Ya me olvidé todas las calles por donde te metiste en contramano". Sigue: "Gracias a dios y a esos cuatro que no te agarraron", en referencia a los policías que lo persiguieron. "Ya estás en casita. Esto es Rosario papá". 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ