Godoy Cruz derrotó a Banfield por 3-1 en Mendoza
Festejo del Tomba, con regalo
El conjunto mendocino ganaba bien ante el Taladro y el árbitro Diego Abal le regaló un penal sobre el final que le permitió ampliar la ventaja. Banfield, para colmo, se quedó con diez por la expulsión de Matheu.
El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza.El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza.El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza.El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza.El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza.
El Tomba lo dio vuelta y se hizo fuerte en Mendoza. 
Imagen: Télam

Godoy Cruz se llevó una victoria merecida sobre Banfield 3-1 aún con un grueso error del árbitro Diego Abal al cobrar un penal inexistente a favor del equipo cuyano. El árbitro entendió que Carlos Matheu desvió con la mano un remate de Javier Correa, sancionó penal, que luego Correa convirtió en el tercer gol, y expulsó al defensor, al cual la pelota le había pegado en la cadera.

Desde el arranque quedaron expuestas algunas cosas que no variarían a lo largo del encuentro: la actitud de Godoy Cruz para llevar adelante un juego asociado, la postura de Banfield para utilizar el contraataque, y los errores de ambas defensas. Godoy Cruz salió a buscar el partido, pero el que pegó primero fue Banfield. A los 17 minutos una pelota cayó al área, primero cabeceó Renato Civelli, luego Martín Lucero, y Darío Cvitanich, apareciendo por el segundo palo, marcó el gol. El Tomba perdió el rumbo y la visita pudo ampliar la ventaja, a los 32, pero Cvitanich definió mal. El empate llegó a los 41, tras una gran jugada colectiva que terminó en un centro de Luciano Abecasis que Correa, de palomita, transformó en gol.

En la segunda parte no cambió la tónica aunque Banfield se paró mas arriba y trató de convertirse en dominador, y a los 2 minutos pudo marcar el segundo gol, pero dos remates de Cvitanich fueron neutralizados por Diego Viera. Sin embargo, Godoy Cruz se rehizo y a los 12 se puso en ventaja. Centro desde la derecha, y Angileri, apareciendo por el segundo palo, empalmó de zurda para enviar el balón al fondo de la red. Banfield se vino abajo y Godoy supo administrar el partido sin sobresaltos, e incluso amplió la diferencia con el penal.