el megáfono
Mi hija en algún lado está

Mi hija en algún lado estáHago un pedido desesperado de auxilio para encontrar a mi hija, Maira Benítez, por todos los rincones del país. Ella tiene 18 años y es oriunda de la ciudad de Villa Ángela, Chaco. Se la vio por última vez acompañada de Rodrigo Silva, de 28 años y principal imputado en la desaparición de mi hija. Actualmente se encuentra detenido y se niega a hablar. Ha recibido el apoyo de sectores y personas muy poderosas que compran su silencio. También se encuentra detenido Luis Coria, por coautoría en el hecho.

La investigación era llevada a cabo por Sergio Ríos, responsable de la tercera fiscalía penal de la ciudad de Villa Ángela, actualmente inhibido de la causa. Se ha ido por nuestras denuncias de imparcialidad debido a irregularidades en la conducción de la investigación, como ordenar la búsqueda cuarenta y ocho horas después de realizada la denuncia dando tiempo a los implicados a hacer lo que deseen con mi hija. También hemos denunciado a la policía que prefirió juzgarnos en vez de tomarnos la denuncia. 

Estos errores y mal manejos de la Justicia han evitado que se encuentren pruebas fehacientes sobre la desaparición de Maira. El fiscal jamás nos informó sobre el derecho a tener un abogado querellante. El auto de Rodrigo Silva solo estuvo secuestrado por un breve período de tiempo sin realizar todo el peritaje correspondiente; la moto, vehículo de uso cotidiano del principal imputado, en ningún momento ha sido peritada; la demora en el allanamiento de la casa del ex juez y dueño del campo y patrón del detenido no se ha realizado y fue llamado a declarar un mes después. Investigarlo es fundamental para saber quién protege a Rodrigo Silva, quién sostiene su silencio y por qué lo hace. 

Actualmente la causa, con la fiscal Gisela Oñuk, ha sido nuevamente paralizada, no tienen una línea de investigación y la fiscalía federal se niega a tomar este caso como uno de trata de personas en una decisión controvertida cuando acaban de encontrar a una chica de Villa Ángela en un prostíbulo en Buenos Aires.

Desde el gobierno sólo hemos recibido paliativos. Nos hemos reunido con el gobernador (de Chaco), Domingo Peppo, quien nos brindó la recompensa de quinientos mil pesos y afiches. Esto no alcanza para encontrar a Maira, necesito que se investiguen los lazos que vinculan a personajes poderosos. Necesito que den la orden de movilizar, con personal y herramientas, todos los recursos para que se investigue cada rincón. Mi hija en algún lado está.

Este mes se cumplen cuatro meses de su desaparición, pasé el cumpleaños número diecinueve sin ella y su hija, Brisa, cumplió tres años sin su madre. Estoy desesperada. Quiero que no dejen de buscar a mi hija, quiero que la encuentren, como sea que se encuentre. 

* La autora del texto es madre de Maira Benítez.