Asumieron Baclini y Balangione en los ministerios públicos
Por una Defensoría "distinta"
El acto dejó al descubierto el acuerdo político para ocupar los cargos judiciales. El nuevo jefe de fiscales anunció que sumará las unidades de Violencia institucional y delitos económicos. Vranicich, otra funcionaria que pasa a la justicia.
Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia".Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia".Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia".Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia".Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia".
Jaquelina Balangione asumió ayer con promesas de "levantar el perfil" y "más transparencia". 
Imagen: Eduardo Seval

Desde Santa Fe

El jefe del Ministerio Público de la Acusación Jorge Baclini anunció  ayer que creará dos unidades fiscales especializadas en la provincia para investigar la Violencia y Corrupción Institucional y los Delitos Económicos y Complejos, mientras que su colega y titular de la Defensa Pública Jaquelina Balangione prometió "levantar el perfil" del organismo para que "tenga una imagen distinta, clara, transparente". Los dos fueron los primeros en asumir sus cargos ante la Corte Suprema de Justicia y después siguió el juramento de los fiscales y defensores regionales y de la nueva auditora del Ministerio Público, María Cecilia Vranicich, ex presidenta del Consejo de la Magistratura y enésima funcionaria de la Casa Gris que pasa sin escalas al Poder Judicial.

El acto volvió a poner en primer plano al acuerdo político entre diputados del Frente Progresista y los senadores del PJ que destituyó a Gabriel Ganón y luego aprobó los pliegos de su reemplazante Balangione y de Baclini en la Legislatura. En primera fila se ubicaron los jefes de ambos bloques, el peronista Armando Traferri y el radical Felipe Michlig y en el medio de ambos, el presidente de la Cámara de Diputados Antonio Bonfatti. A la derecha de Traferri, quedó el ministro de Justicia Ricardo Silberstein y a la izquierda de Michlig, Balangione y Baclini. Más atrás, seguían el diputado y presidente de la UCR Julián Galdeano y los senadores Rodrigo Borla, José Baucero y Miguel Cappiello, entre otros. 

Silberstein dijo que era "un acto importante" porque "todos los poderes del Estado habían participado en la designación de los integrantes" del Ministerio Público y la Defensa. "Representa el juego de la democracia", lo ponderó.

Baclini también prometió la "transparencia" de la que habló Balangione. "No tenemos temor a la crítica", le dijo a Rosario/12. "Entiendo que la crítica es algo que debe ser superador para que logremos evolucionar. Esta es una estructura nueva, hay que cambiar prácticas y mentalidades".

Los criminólogos Ganón y Enrique Font y familiares de víctimas del gatillo fácil impugnaron el ascenso de Baclini en la Legislatura por la alta tasa de homicidios en Rosario, el bajo esclarecimiento de los casos y la "nula importancia" que le asignaba a la "violencia institucional y a las torturas". Baclini dijo que "los datos" de sus impugnantes eran "desacertados o mal interpretados". 

Explicó que asumió como fiscal regional de Rosario en 2011, pero "lo real es que comenzamos a prestar funciones en 2014 y desde ese año hasta ahora los homicidios bajaron casi al mismo nivel de 2011". "En 2011, hubo 169 homicidios, en 2013 tuvimos el pico de 271. Y después, bajamos a 255 en 2015 y a 181 en 2016. Hay un descenso bastante pronunciado de los homicidios", agregó.

Y acerca de "la tasa de esclarecimiento", los impugnantes mencionan "un informe del MPA de junio de 2015 sobre los homicidios de 2014. Y allí, figura que nuestra tasa de identificación es del 57 por ciento y la tasa de condenas cercana al 22 por ciento".

Baclini refutó: "Se quedan con ese informe y no toman el de 2016, un año y medio después de 2014, donde los números nos llevan al 62 por ciento de homicidios esclarecidos y una cifra cercana al 30 por ciento de condenados, con un porcentaje similar que va a llegar a juicio oral a la brevedad. Tenemos una cierta demora en Rosario por la escasa cantidad de jueces. Los datos que se tomaron eran desacertados o mal interpretados y los actuales superan a los que ellos mencionaron. Esa es mi explicación".

-‑¿Y sobre los casos de torturas? -se le preguntó.

-‑Dijeron que no teníamos una política en relación a los casos de apremios y torturas y la única Fiscalía Regional que se ocupó de este tema fue la de Rosario, donde creamos la unidad de Violencia y Corrupción Institucional, que está a cargo de la fiscal Karina Bertocci. Pero cuando presenté mi plan de trabajo mencioné que voy a crear dos unidades fiscales especiales en la provincia, una es la Violencia y Corrupción Institucional y la otra será de Delitos Económicos y Complejos -anunció Baclini.

Además de Baclini, Balangione y Vranicich asumieron tres fiscales regionales: Carlos Arietti (Santa Fe), Diego Vigo (Rafaela) y Patricio Serjal Benincasa (Rosario) y cuatro defensores regionales: Leandro Miró (Santa Fe), Gustavo Franceschetti (Rosario), Valeria Lapissonde (Reconquista) y Estrella Moreno (Rafaela).