DESARROLLO

Innovación y creatividad para mejorar la industria vitivinícola  

Una plataforma de cooperación entre bodegas, un sistema de pasantías y una banca de inversión fueron las propuestas ganadoras de un programa de la Universidad de Cuyo para fortalecer a este sector de la producción.  
Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia. Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia. Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia. Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia. Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia. 
Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia.  

Bajo la pregunta “¿cómo podemos fortalecer la innovación en la industria vitivinícola Argentina, a través de la colaboración?”, empleados de once empresas participaron del “Desafío V-IDEAS” de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), que tiene como objetivo incentivar el desarrollo de propuestas originales para fortalecer a este sector productivo.

Las tres ideas ganadoras fueron, en primer lugar, una aplicación de cooperación recíproca que propone la ayuda entre empresas; en segundo lugar, un sistema de pasantías de innovación pensada en el desarrollo de las prácticas profesionales y, en tercer lugar, una banca de inversión enfocada en la trazabilidad, para que los clientes de un banco puedan invertir en un producto financiero.

Como premio, las ganadoras del “Desafío V-IDEAS” realizarán una gira de Innovación por Santiago de Chile, donde podrán conocer proyectos de innovación que lleva adelante esa ciudad.

De qué se trata el programa V-IDEAS

La UNCUYO junto a la Cooperación Andina de Fomento (CAF) firmaron un convenio de cooperación técnica para crear un área de innovación dentro de la Universidad. Como producto de este convenio surgió el programa V-IDEAS, que combina capacitación y consultoría en búsqueda de instalar estrategias innovadoras dentro de las bodegas, según explicó la secretaria de Investigación, Internacionales y Posgrado de la esta casa de estudios, Jimena Estrella.

La funcionaria manifestó “el objetivo es generar la cultura de innovación interna” a través de “programas, procesos e incentivos para que las bodegas empiecen a trabajar bajo el eje de la innovación”.

El programa se inició en noviembre del 2020 y se inscribieron once empresas que seleccionaron a cinco trabajadores cada una para ser los “embajadores de Innovación”. Estos representantes tenían la tarea de trasladar a los demás empleados todo lo aprendido en la capacitación.

Dentro de este programa se desarrolló el “Desafío V-Ideas”, una actividad en la que podían participar todos los empleados de las once empresas. “La propuesta fue que desde el eje de la sostenibilidad y la temática del ecosistema, los empleados presentaran ideas innovadoras para la industria”, puntualizó Estrella.

“Innovación son nuevas formas de realizar o desarrollar productos o procesos. No solo es inventar un nuevo vino, sino es hacer un nuevo proceso de gestión logística”, destacó.

Desde la organización del programa, capacitaron a los participantes para que puedan comprender cómo se generan este tipo de ideas y de qué forma plantear futuros problemas a resolver. De esa forma, los participantes presentaron 111 ideas y se preseleccionaron 10, de las cuales tres resultaron las ganadoras del programa.

“La industria vitivinícola nacional es un sector que tiene un relativo éxito en la exportación, pero con una necesidad de aumento de competitividad. Argentina tiene toda la potencialidad, pero le faltan herramientas”, consideró Estrella.

Las ideas ganadoras

El primer puesto fue para “VinDer”, una plataforma digital que permite la cooperación recíproca y el intercambio de capacidades entre bodegas, según explicó su creadora, Eugenia Luka, empleada de la bodega Finca Sophenia.

La joven comentó que si bien la cooperación ya existía, la llegada de la pandemia llevó a que muchas empresas tuvieran que readaptar sus formas de trabajo, lo que significó pérdidas económicas en muchas de ellas. “Nos parece importante, antes de acudir a agentes externos, poder cooperar entre bodegas, intercambiando capacitación e información en aquello que sentimos que somos fuertes”, resaltó.

Luka, que es la segunda generación dentro de la Bodega Sophenia, ya que su papá fue el fundador, detalló que fue una de las impulsoras para que la empresa participara del programa, al considerar que “si no se capacita e invierte en innovación es difícil mantenerse en el mercado”.

El segundo lugar fue para Gimena García de Familia Schoreder, que presentó “Pasantías de Innovación”, una idea pensada para que las prácticas profesionales se hagan en base al caso de una empresa del sector.

Y por último, el tercer lugar fue para “Banca Ética”, de Bibiana Macón de Banco Supervielle. Un propuesta para que los clientes de un banco puedan invertir en un producto financiero y tener trazabilidad.

Según explicaron desde “Desafío V-IDEAS”, los criterios que tuvieron en cuenta para la selección de los ganadores fueron el grado de innovación de las propuestas y cuán aplicables son para la industria, es decir, si es factible su implementación y qué impacto podría tener en el sector vitivinícola en su conjunto.

Las empresas seguirán formándose en materia de innovación hasta julio, cuando finalice el programa, y desarrollarán sus propios desafíos para poder mejorar la dinámica de trabajo dentro de cada una de sus organizaciones. Por su parte, la Universidad tomará las tres ideas ganadoras y las implementará en la dinámica educativa de la UNCUYO.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ