El rol de la comunicación en la visibilización de la problemática de desigualdad laboral es de gran relevancia, por ser clave para poder amplificar un mensaje y dar una visión real de las dificultades con las que nos seguimos encontrando las mujeres en plena lucha por la igualdad de género.

Durante marzo último, existieron diversas acciones que recordaron la importancia de insistir en la necesidad de mayor reconocimiento y de ampliación de los derechos de las mujeres. A través del CICUNC, desde la coordinación de Comunicación y Medios de la Universidad Nacional de Cuyo, decidimos mostrar historias de las que lograron acceder a cargos jerárquicos, a través de la campaña “Rompamos el cristal”. Homenajeamos a las mujeres que pudieron llegar y, junto a ellas, a quienes están en ese camino, reforzando también la deuda que tenemos como comunidad en relación a las adversidades que se presentan en cada trayecto personal.

El mensaje que atravesó la campaña fue simbólico y de gran fuerza: “En caso de desigualdad, rompa el cristal” hace referencia al tan conocido “techo de cristal”, un techo que es una barrera invisible, pero que existe, y que no permite llegar a las mujeres a espacios de liderazgo y poder. Se entregó un martillo de emergencia a las referentes de la política provincial, nacional y de medios de comunicación, así como a las mujeres que ocupan cargos de poder en la UNCUYO. El mensaje estuvo acompañado de una inscripción que recordaba una de las principales conquistas alcanzadas por nuestra institución: la paridad de género.

Detrás de cada mujer que logra acceder a un cargo jerárquico hay una historia de superación, renuncias, esfuerzo, lucha, elecciones, acoso laboral, limitaciones, conquistas y una demostración permanente de merecimiento y capacidades. No es fácil llegar. No es simple acceder a puestos de toma de decisiones y tampoco lo es mantenerse y crecer en el mundo laboral.

La gran adhesión que tuvo la campaña mostró la necesidad de reflexionar sobre las limitaciones que impone el techo de cristal, de accionar para aportar a su superación y que resulta fundamental involucrarse en la lucha. Las mujeres que homenajeamos se hicieron eco de este mensaje y se convirtieron asimismo en promotoras –a través de sus testimonios o de la difusión– de la causa, aportando desde la visibilización de la problemática para construir igualdad.

Sin dudas, este es un debate que interpela la tarea de los medios y que pone en evidencia la necesidad de repensar las prácticas comunicacionales y su rol en materia de género. Los medios no escapan a la desigualdad laboral: pocas mujeres acceden a lugares de dirección, gerencias, e incluso a desempeñarse como periodistas en secciones como economía, política y deportes, espacios estereotipados y ocupados por varones en la mayoría de los casos. Por otro lado, el tratamiento de la información necesita avanzar hacia la “edición con mirada de género”. En ese compromiso, la UNCUYO también se volvió ejemplar al sumar en su equipo la figura de la editora de género. De esta manera, nuestra Universidad se convirtió en la segunda a nivel nacional en tener esta función, y sus medios los primeros en Mendoza en sostener esa mirada. Nos mueve el convencimiento de que la editora de género es fundamental para garantizar un tratamiento más igualitario de todos los contenidos que producimos.

Evitar la desigualdad en el mundo laboral requiere del compromiso de la sociedad, pero también es responsabilidad de las instituciones para avanzar en normas que promuevan la igualdad en términos de género, además de apoyar los movimientos sociales claves en la formulación de políticas públicas. Acciones como la formalización de la paridad de género en las organizaciones y en el Estado abren camino a la ampliación de derechos.

Aún quedan muchos desafíos, sin dudas. Pero avanzamos hacia la deconstrucción social e histórica, intentando romper con las barreras para el ejercicio pleno de los derechos. No hay marcha atrás. 

*Licenciada en Ciencia Política y Administración Pública. Coordinadora general del Centro de Información y Comunicación de la UNCUYO (CICUNC). Consultora.