Claves
  • Era una oportunidad única para que los dirigidos por Diego Osella, en caso de ganar, achicaran a un punto la diferencia que los separaban de la punta.
  • Pero el diablo metió la cola y las ganas de Independiente por sumar y clasificar a las Copas truncó el deseo de los locales.
  • El partido, que en el primer tiempo acabó en empate parcial, fue vibrante y con goles de muy buena factura.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ