La banda del Pixiu
 

La Policía Federal detuvo a tres miembros de la banda Pixiu –dos ciudadanos chinos y un sicario argentino– que atacaba a supermercadistas chinos que se negaban a pagar coimas para que los dejaran trabajar. Las detenciones se realizaron en allanamientos en Caseros, provincia de Buenos Aires, donde fue detenido el sicario, y en el barrio porteño de San Cristóbal sobre la avenida San Juan al 3200. El operativo fue una continuación de la operación Cabeza de Dragón II, que a principios de junio de 2016 derivó en la detención de 40 personas luego de 22 allanamientos. “El sicario, un ciudadano argentino de 23 años, consumaba los ataques a bordo de una motocicleta. Paralelamente, se extorsionaba a los propietarios de los mercados obligándolos a pagar una suma de 50.000 dólares para no sufrir represalias”, informó el Ministerio de Seguridad.