Preguntas incómodas

En el marco de las investigaciones por corrupción contra Temer, el juez del Tribunal Supremo de Brasil Edson Fachin concedió ayer plazo hasta el viernes al mandatario para responder a un cuestionario de la policía. La prórroga representa una extensión de tres días al plazo original, que venció ayer por la tarde. La defensa de Temer había pedido una prórroga alegando que para el mandatario era “absolutamente imposible” contestar en 24 horas, como había establecido Fachin, al cuestionario de 82 preguntas que le había remitido la Policía Federal. El mandatario está acusado por corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y organización criminal.

Varias de las preguntas apuntan a la visita del empresario Joesley Batista, propietario del frigorífico JBS, a la residencia presidencial el 7 de marzo, ocasión en la que el empresario grabó la conversación entre ambos que salió a la luz a fines de mayo. “¿Cuál fue el objeto de ese encuentro y quién se lo solicitó? ¿Por qué la reunión no figura en la agenda oficial? ¿Su Excelencia habitualmente recibe a empresarios en horarios nocturnos sin registro en la agenda oficial?”, son algunas de las preguntas referidas a esa noche. El cuestionario después apunta directamente a la delación premiada de Batista y a la grabación que entregó a la Justicia, en la que Temer aparece avalando el pago de sobornos al detenido exdiputado Eduardo Cunha. El presidente deberá responder sobre la frase “tem que manter isso, viu? (tiene que mantener eso, ¿vio?)” que le dice al empresario en el audio, en referencia a pagos a Cunha y a Geddel Vieira Lima, ex ministro de gobierno, para mantener su silencio en la causa del Lava jato.