El protocolo de violencia

“En el Pelle no se aplica la Ley de Educación Sexual Integral, que entendemos fundamental”, advierte Natalia Mira, de 16 años, alumna de Carlos Pellegrini. Esa es una de las demandas del Centro de Estudiantes.  Y recuerda que el año pasado organizaron una charla sobre el acceso al aborto, que fue muy criticada por algunos medios, al punto de demonizarla, porque se habló de la interrupción de embarazo con pastillas. 

El otro tema que hoy los convoca desde la Comisión de Género es la implementación de un protocolo contra la violencia de género. La UBA aprobó uno hace más de un año y todas las facultades y colegios que dependen de la Universidad deben ponerlo en marcha. Se llama “Protocolo de intervención institucional ante denuncias por violencia de género, acoso sexual y discriminación de género”. Las y los alumnos cuestionan que el rector del Pelle decidió implementar uno distinto y no acuerdan con su contenido. “Por eso también el debate actualmente gira en torno a la realización de un proyecto propio de los estudiantes o mismo de toda la Comunidad Educativa”, contó.

–¿Te definís como feminista?

–Sí, claro. Además, soy una militante del campo popular, y milito para que las desigualdades que existen en nuestra sociedad se modifiquen. Lo veo en el barrio cuando nos enteramos de que existió un problema de violencia de género en una de las familias que se acercan cuando hacemos apoyo escolar, o cuando los padres nos plantean que no están llegando a fin de mes desde que aplicaron los tarifazos y el precio de la comida subió.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ