Operativo antifraude

La policía brasileña inició ayer un operativo contra el fraude de al menos 14 millones de reales (unos 4,3 millones de dólares) en el sistema de la Seguridad Social del país. La operación denominada Ostrich investiga una trama que defraudaba a la Administración por medio del trámite irregular de beneficios de asistencia social a ancianos y personas dependientes, según señaló la Policía Federal en un comunicado. Las autoridades brasileñas cumplen en San Pablo seis órdenes de registro y allanamiento, tres de “conducción coercitiva” y otras tres de “medidas alternativas a prisión”.

La investigación avanzó cuando los agentes descubrieron que un estudio de abogados tramitó 150 expedientes de manera irregular al utilizar informaciones falsas y documentos falsificados. El daño causado por esos expedientes se estima en 14 millones de reales (unos 4,3 millones de dólares), pero el monto total puede ser diez veces mayor, de acuerdo con la Policía. Según las investigaciones, la firma se beneficiaba de una cautelar judicial a través de la cual podía presentar expedientes ilimitadamente, cuando lo permitido, para evitar fraudes, es uno por día. “Hay indicios de que el escritorio acabó por convertirse en una especie de central para defraudar a la Seguridad Social al condensar los pedidos fraudulentos de otros escritorios en la ciudad de San Pablo y en el interior del estado” homónimo, añadió la nota. Los beneficiarios de esa asistencia social también serán investigados a fin de determinar si tenían o no conocimiento de la trama corrupta.