Por facturas truchas
Cuatro detenidos

Gendarmería detuvo ayer a otros cuatro integrantes de la organización que proveyó facturas falsas a más de 6.500 empresas para una millonaria evasión impositiva. Ya son diez los arrestados en el marco de la causa, de los cuales seis ya fueron indagados por el juez federal Carlos Vera Barros. En distintos allanamientos realizados por la policía federal en se detuvo a Atilio Mioti, Marcos Rete, el escribano Fabián Tosini y María Guillermina Scariglia.

Las cuatro últimas personas arrestadas fueron alojadas en una dependencia de Gendarmería Nacional. Ayer los tres hombres, declararon ayer, mientras la mujer hará lo propio en esta jornada en el Juzgado Federal de Rosario Nº 3.

En el transcurso de esta causa el pasado martes se presentó a indagatoria Ricardo Astudillo, un comerciante de 47 años que es considera por la Justicia Federal como uno de los cabecillas de la organización. Le adjudican ser "el coordinador y administrador de los recursos materiales, humanos y técnicos necesarios para la creación de empresas y comercialización de las facturas por ella emitidas".

Astudillo, Adrián Zeballos, la contadora Cristiana Ottaviano, Miguel Centeno, Lelio Serafini y Marcelo Liporaci fueron imputados en el marco de una asociación ilícita tributaria, donde están acusados de "conformar un grupo destinado a la creación de empresas y a la comercialización de facturas electrónicas y manuales".

"Dichos comprobantes apócrifos eran requeridos por contribuyentes interesados en evadir impuestos a través de créditos fiscales o gastos ficticios. De esa manera, disminuían IVA o Ganancias", describen los investigadores.

Vera Barros decidió que todos los imputados continúen en prisión hasta que se resuelva su situación procesal.

Todo comenzó el 5 de julio, con la detención de cinco personas investigadas por liderar una asociación ilícita dedicada a la venta de facturas truchas con un desfalco de 2.500 millones de pesos en impuestos. Las mismas se produjeron en el marco de 31 allanamientos ordenados por el juez federal en edificios y oficinas de distintos puntos de la ciudad.