Reducidos a servidumbre

La Administración Federal de Ingresos Públicos encontró 94 empleados  reducidos a servidumbre en tres campamentos de una finca del norte salteño. Los trabajadores vivían en condiciones inhumanas y carecían de todo tipo de medidas de seguridad e higiene en una finca dedicada al cultivo del poroto, que pertenece al establecimiento El Quebrachal. Los 94 empleados vivían en carpas precarias, en algunos casos, o directamente debajo de lonas, prácticamente a la intemperie, sin agua potable ni electricidad. En tanto, los alimentos eran suministrados por sus empleadores, quienes luego se los descontaban de sus haberes. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ