En alerta

El Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires (OVG) alertó esta semana sobre las condiciones de trabajo de las operadoras de la Línea 144, su situación contractual y la necesidad de fortalecer los espacios de supervisión externa de los equipos de profesionales y operadoras. En un encuentro de referentes del organismo con la titular de la Dirección Provincial para el Abordaje Integral a las Víctimas de Violencia de Género de la Subsecretaría de Género y Diversidad Sexual, Sabrina Landoni, se analizaron la información relacionada con las temáticas que atiende la línea y diferentes acciones vinculadas con ese sector.

“La Línea 144 recibe 723 llamadas por día en la provincia de Buenos Aires. Cada una de las operarias atiende más de veinte llamadas. Los sueldos precarizados y los contratos de trabajo han sido un reclamo de sus 70 operadoras”, detalló la coordinadora de la OVG, Laurana Malacalza. “Estas condiciones de trabajo son el reflejo de los niveles de jerarquización de las políticas públicas bonaerenses en violencia de género.”

Landoni manifestó, según el comunicado de la Defensoría, “que las principales intervenciones se centran en la atención de los llamados de asesoramiento en situaciones de violencia de género y la derivación de tareas que quedan a cargo del equipo de seguimiento cuando se detecta la falta de respuesta de los organismos territoriales o un mal funcionamiento institucional, estableciendo líneas de incidencia directa sobre los actores comprometidos o sus jerarquías”.

Sobre los llamados que recibe la Línea 144, el 20 por ciento  “es por temática de violencia de género” y cada operadora atiende unos 21 llamados diarios. “A través de la línea 144 se encamina el ingreso a los Hogares de Protección Integral de la Red de Hogares para mujeres víctimas de violencia (no incluye otra población)”, agrega el comunicado, “lo cual se tramita a partir del llamado de una ONG o Área de Género territorial”. 

El encuentro también apuntó a actualizar la asistencia técnica a las mesas locales de abordaje y prevención de la violencia de género, el fortalecimiento local de redes y referentes en la temática y la coordinación de la Mesa Intersectorial de Violencia. Se destacó la deficiente actuación de las comisarías de la Mujer y la Familia en la toma de las denuncias y la falta de recursos materiales y profesionales.

En cuanto a los Hogares de Protección Integral, la Defensoría pedirá que se incluya el ingreso de mujeres trans en situación de violencia.