Los científicos le respondieron a Barañao
"Estamos movilizados contra la precarización laboral"
Imagen: Twitter

La organización Jóvenes Científicos Precarizados rebatió cada uno de los argumentos esgrimidos por el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, para justificar su negativa a recibir a los trabajadores y trabajadoras del CONICET que mantienen la toma pacífica del edificio ante el incumplimiento del acuerdo firmado en diciembre pasado, que contempla la implementación de un programa para la inserción de los científicos despedidos, manteniendo las mismas condiciones laborales y salariales de las que gozan quienes permanecen dentro de la carrera de investigadores.

"Seguimos exigiendo que el ministro nos reciba y nos dé una respuesta a la contra-propuesta presentada por los compañeros afectados y las organizaciones gremiales", reclamaron los científicos precarizados a través de un comunicado. En esa contra-propuesta —presentada junto con  la Red Federal de Científicos Afectados y Científicos y Universitarios Autoconvocados— se le solicitó a las autoridades "garantizar que no se reduzcan los salarios, que el trabajo sea estable y que el programa cuente con el financiamiento necesario".

Los investigadores a quienes Barañao solo reconoce como becarios argumentan, a su turno, que son los investigadores recomendados para su ingreso en 2016, investigadores efectivos de la carrera de Investigación, trabajadores del organismo y becarios doctorales y postdoctorales.

Ante la descalificación del ministro del área, que consideró que "a esta gente le cuesta ver que quedaron afuera", los 500 científicos precarizados respondieron que habían superado con éxito "todas las instancias formales de evaluación, ganando un concurso público de antecedentes". También aclararon que su reinserción "surge del acta acuerdo de diciembre de 2016", que contempla su reincorporación "bajo las mismas condiciones salariales y de estabilidad que hubieran tenido como investigadores del CONICET", no con un salario de 10 mil pesos menos y sin estabilidad laboral.

En cuanto a las especulaciones electorales que motivarían a los científicos a mantener la protesta, los despedidos respondieron a Barañao que están "organizados y movilizados desde hace años", y recordaron que dentro de tres meses vence el acta acuerdo de diciembre y que lo único que los moviliza es el riesgo de quedar en la calle nuevamente.

Por último, los investigadores nucleados en Jóvenes Científicos Precarizados le recordaron al ministro del área que su contra-propuesta contiene tres reivindicaciones concretas: "garantizar que no se reduzcan los salarios, que el trabajo sea estable y que el programa de reinserción cuente con el financiamiento necesario".