Los acuerdos firmados

Según el ministerio israelí de relaciones exteriores, Netanhayu y Macrì firmaron cuatro acuerdos:

  1. De seguridad pública: su objetivo es perfeccionar la cooperación entre las policías y otras autoridades de los dos países, para obstaculizar y descubrir los ataques criminales e identificar a sus autores por medio del intercambio de información estratégica y operativa, así como por medio de la cooperación directa entre todos los niveles de las agencias autorizadas. El acuerdo refleja la voluntad de ambos gobiernos de defender sus intereses por medio de la cooperación internacional, en la lucha contra el crimen organizado para proteger de las amenazas a su población, bienes e intereses. El acuerdo está sujeto a ratificación.
  2. Un acuerdo de seguridad social: su objeto es desarrollar y profundizar las relaciones amistosas entre los dos países y organizar la cooperación en el campo de la seguridad social, como las jubilaciones, las asignaciones para los discapacitados temporarios o por maternidad. El acuerdo está sujeto a ratificación.
  3. Un acuerdo aduanero: su propósito es la asistencia mutua para la correcta aplicación de las leyes aduaneras, la estimación precisa de los derechos de aduana y otras cargas sobre exportaciones e importaciones de bienes, y la correcta clasificación, valor y origen de dichos bienes. El acuerdo también procura facilitar la mutua asistencia para prevenir y reprimir los delitos aduaneros, incluyendo su investigación y el enjuiciamiento de sus autores. El acuerdo habilita a las autoridades aduaneras de ambos países a solicitar asistencia y mutua cooperación técnica. El acuerdo está sujeto a ratificación y entrará en vigor 30 días después de concluido el proceso de ratificación por ambas partes.
  4. Una declaración sobre archives documentales: es una declaración bilateral para transferir a Israel electrónicamente 139.544 documentos históricos y fotografías de antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Esos documentos mejorarán la comprensión del Holocausto y de crímenes de lesa humanidad. Es una iniciativa conjunta del ministerio argentino de Relaciones Exteriores y del Museo del Holocausto de los Estados Unidos.