Las autoridades sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires reportaron un nuevo caso de saranpión. Es el tercer caso detectado en el país en lo que va del año. Se trata de un niño de 13 meses, hermano del paciente notificado el 8 de febrero. Ambos llegaron a Argentina desde Barcelona, España, sin sus calendarios de vacunación al día.

El niño de un año y un mes "comenzó con fiebre y catarro el 11 de febrero, y el 17 comenzó con exantema o erupciones cutáneas, mientras el laboratorio ANLIS Malbrán confirmó el día 20 la detección del genoma viral por RT-PCR e IgM positivas para sarampión, con muestras de suero y orina del niño", informaron desde el Ministerio de Salud.

El paciente "se encuentra en aislamiento respiratorio en domicilio" y presenta una "evolución favorable", detallaron las autoridades. En tanto, se reforzaron las medidas de prevención en convivientes y contactos familiares. También se lleva adelante una investigación epidemiológica y seguimiento de contactos.

El resultado positivo del hermano mayor del niño fue caracterizado por las autoridades como "un caso importado" de sarampión. Según trascendió, los niños y su familia se encontraban en la Ciudad de Buenos Aires desde el 27 de enero.

Tanto el Ministerio de Salud de la Nación como el porteño instaron a la comunidad a fortalecer la vigilancia del sarampión, verificar, confirmar esquemas de inmunización y realizar la consulta temprana ante la aparición de fiebre y exantema.

El primero del año

El primer caso de sarampión notificado en 2024 fue en Salta. Ocurrió el 16 de enero en un centro de salud privado. El paciente de 19 meses presentó fiebre, exantema, tos y conjuntivitis el 2 de enero, tres días después consultó y se internó por neumonía en una clínica privada presentando aislamiento de neumococo en muestra respiratoria.


El día 9 de enero se tomó una muestra de suero y el 16 de enero se informó el resultado positivo para sarampión. El niño, cuya evolución clínica es favorable, no contaba con antecedente de vacunación de la triple viral, ni de viajes fuera de la provincia, además de no presentar contacto con casos sospechosos antes de la aparición de los síntomas, indicaron en el parte epidemiológico.

Los síntomas 

El sarampión es una enfermedad viral, eruptiva-febril de transmisión respiratoria y altamente contagiosa, que se disemina rápida y fácilmente de persona a persona. Las manifestaciones clínicas son: fieble alta, manchas rojas en la piel, secreción nasal, conjuntivitos, tos.

El cuadro puede presentar complicaciones como neumonía, convulsiones, meningoencefalitis y ceguera. No tiene tratamiento específico y es mortal en 1 a 2 casos cada 1000 personas no vacunadas, según el reporte del Ministerio de Salud en su web oficial.

Ante la presencia de fiebre y manchas rojas en la piel, se recomienda consultar inmediatamente con profesionales de salud. En el caso de la aparición de síntomas, no se debe concurrir a lugares públicos hasta que el profesional de salud lo autorice.

Otros brotes 

A pesar de contar con un índice de vacunación sostenida, a fines de agosto de 2019 el país sufrió el brote más extenso de sarampión desde que se logró la eliminación de la circulación endémica, con 179 casos confirmados (118 en 2019, 3 importados y 115 de origen desconocido y 61 en 2020, 13 importados y 48 de origen desconocido) y una defunción.

En julio de 2020, el Ministerio de Salud de la Nación, en ese entonces a cargo de Ginés González García, anunció que, luego de doce semanas sin casos detectados, se daba por concluido el brote. 

El último caso confirmado hasta el momento, que se dio de forma aislada sin provocar una extensión de la enfermedad, ocurrió en julio de 2022, contraído por una niña de 2 años, de Vicente López, que mantuvo contacto con un familiar que había regresado de un viaje por Europa y África.

Historia del sarampión en Argentina

La Argentina eliminó la circulación endémica del sarampión en el 2000 y, desde entonces, solo se registran casos aislados importados o brotes limitados, de menos de un año de duración, "Por lo que no se restableció la endemicidad", informó la cartera de Salud.

Con el objetivo de sostener los logros y evitar la reintroducción del virus en el país "se requiere alcanzar y sostener altas coberturas de vacunación con dos dosis de vacuna contra el sarampión (doble o triple viral) y un sistema de vigilancia sensible capaz de detectar oportunamente los casos sospechosos y así evitar su diseminación", agregaron.

Todas las personas desde el año de vida, deben contar con el esquema de vacunación completo contra el sarampión y la rubéola, según el calendario nacional.

De 12 meses a 4 años, deben acreditar una dosis de vacuna triple viral; mayores de 5 años, adolescentes y personas adultas, deben acreditar al menos dos dosis de vacuna con componente contra sarampión y rubéola, aplicada después del año de vida (doble o triple viral) o contar con serología IgG positiva para sarampión y rubéola.

Las personas nacidas antes de 1965, se consideran inmunes y no necesitan vacunarse.