La senadora Lucila Crexell fue denunciada por el delito de "cohecho", tras que se conociera que aceptó un cargo como representante argentina en la Unesco en la previa a la votación de la Ley Bases en el Senado, ley que votará a favor. El cambio de Crexell hacia el oficialismo es todavía más llamativo si se tiene en cuenta que la senadora había votado en contra del MegaDNU. No obstante, no es la primera vez en su trayectoria política que Crexell cambia de pieles. Descendiente de las familias fundadoras del Movimiento Popular Neuquino, lo abandonó para cobijarse en Juntos por el Cambio, al cual también abandonó cuando el sol brillaba en otra vereda. Su paso por la Embajada de la Unesco será uno más en una carrera donde no teme saltar de un espacio al otro, según convenga.

La denuncia contra Crexel la presentó el abogado Federico Paruolo, quien pidió que se investigue a la senadora y a "cualquier persona que haya participado del hecho que se denuncia (...) conforme a lo establecido en el artículo 256 del Código Penal y en virtud de lo establecido por los artículos IV y VI de la Convención Interamericana Contra la Corrupción". Concretamente, el artículo que cita dice que "será reprimido con reclusión o prisión de uno a seis años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta, recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones".

La transacción entre la embajada y el voto favorable se hizo visible y la propia senadora lo admitió en televisión, aunque dijo que no hay relación entre una cosa y la otra. "Sí, es verdad. Hubo una oferta y hubo una aceptación, pero no tiene nada que ver con la negociación de la Ley Bases, que se dejó a los gobernadores para que negociaran con el Ejecutivo", afirmó la senadora, sin sonrojarse.

Con la misma sonrisa socarrona, Crexell dijo que ese cargo ya se lo había prometido Patricia Bullrich si llegaba a la presidencia, pero cuando salió tercera se frustró ese plan. Pero por poco tiempo: ahora ya consiguió negociarlo con otro gobierno. Pese a que la senadora jura y perjura que no hay relación con la votación, lo cierto es que el expediente para ser nombrada como la representante argentina en la Unesco se inició el 6 de junio -cuando ella estaba negociando su voto- y tuvo un trámite express en la Cancillería, que pocos expedientes tienen. Luego se frenó por el escándalo, pero ya se sabe que la senadora en su nuevo rol cobraría alrededor de 12 mil dólares mensuales.

"Mi formación académica está vinculada a los temas de agenda internacional", intentó justificar su designación la senadora que, según el currículum que muestra en el Congreso, tiene una licenciatura en Relaciones Públicas y otra en Gobierno y Relaciones Internacionales en la Universidad Argentina de la Empresa. Y dijo que la ley la vota a favor porque se lo pidió el gobernador de Neuquén, Rolando Figueroa.

Nepo Baby

Crexell pertenece a una de las familias fundadoras del Movimiento Popular Neuquino: es nieta de Elias Sapag e hija de Luz Sapag, dos de las figuras centrales en la creación del partido fuerte de la provincia, al que Lucila Crexell abandonó como quien salta de un barco a otro. Su abuelo, además de ser de los fundadores, fue senador por el MPN. Su tío, Jorge Sapag, fue dos veces gobernador de Neuquén por el MPN. Su madre, Luz, fue intendenta de San Martín de los Andes por el MPN por tres períodos consecutivos hasta su muerte.

Es huerfana luego de una sucesión de hechos trágicos y violentos. Su madre murió en un choque frontal durante una tormenta de lluvia y nieve el 7 de julio de 2010. Su padre, Guillermo Crexell, fue asesinado por uno de sus empleados en un criadero de truchas en el Embalse de Alicurá. Tuvo una discusión salarial con dos trabajadores y uno de ellos sacó una carabina, lo persiguió y lo mató de cinco disparos.

Lucila Crexell, no obstante, intentó continuar la tradición familiar. En 2008 la eligieron en Neuquén convencional constituyente por el MPN y presidió la Comisión Organización Institucional y Política de la Honorable Convención Constituyente en 2010.

En 2011, fue candidata a intendenta de San Martín de los Andes, como su madre, fallecida el año anterior. Consiguió ganar una muy dura interna del MPN, pero fue derrotada en la elección general por el peronismo. 

En 2013, Guillermo Pereyra la invitó a acompañarlo en la fórmula para senadores. Así ingresó al Senado por el MPN, el partido de su familia, pero en una construcción que enfrentaba a su tío, Jorge Sapag. Fueron unas PASO muy tensas en Neuquén. La otra opción, la del sector Azul, llevaba a la vicegobernadora Ana Pechen y al ministro territorial de Sapag, Leandro Bertoya.

De a poco, Crexell se iba a lejando del legado familiar.

Cambiante

Patricia Bullrich no es la única dirigente política que tuvo muchos cambios de espacio político, según la conveniencia. Crexell le sigue los pasos. Apenas asumió, Crexell rompió con Pereyra y empezó a buscar nuevos territorios. Se volvió opositora a su tío Jorge y al gobernador Omar Gutiérrez.

En 2019, decidió que el tiempo del MPN se había agotado y saltó a Juntos por el Cambio, con su banca de senadora incluida. "Crexell entró al Senado de mi mano. Pido disculpas al electorado de Neuquén por quién llevé al Senado. No cumplió su rol como senadora, se dedicó a viajar. No ha hecho nada”, le devolvió Pereyra, cuando se confirmó su salto.

Crexell se volvió a presentar al senado ya por Juntos por el Cambio como segunda de Horacio "Pechi" Quiroga, que falleció al poco tiempo. Allí comenzó una batalla judicial con el PRO por la banca y consiguió un fallo a favor de la Corte.

Mientras tanto, Crexell se fue relacionando con Rolando Figueroa y consiguió ubicarse del bando de los ganadores cuando Figueroa consiguió lo impensado y batió al MPN en elecciones en Neuquén (Figueroa, como ella, proviene del MPN). Hoy juega libre ya de lo que alguna vez fue Juntos por el Cambio y prepara su paso al oficialismo de Milei.