Negociación sin avances

La reunión entre el gobierno venezolano y tenedores de bonos de la deuda externa terminó ayer sin acuerdo, en el primer paso del presidente Nicolás Maduro para una renegociación en busca de mejores condiciones para futuros pagos de las acreencias, según fuentes vinculadas a la cita. Los tenedores de bonos y representantes de bancos de inversión acudieron al encuentro para escuchar una propuesta de renegociación de la deuda, luego que Maduro dijera que buscará un acuerdo para mejorar las condiciones de pagos futuros, aunque negó que el país haya entrado en un default. A la reunión a puertas cerradas no acudió el total de los 414 inversionistas que poseen bonos soberanos y de la petrolera estatal PDVSA, pese a que Maduro adelantó que asistirían todos. El vicepresidente venezolano Tareck El Aissami encabezó la comisión oficial que dio la bienvenida a los tenedores de bonos y resaltó que Venezuela ha honrado “a cabalidad” sus compromisos. Sin embargo, señaló que la situación económica ha cambiado. “Hay un bloqueo económico para ahogar a la economía venezolana. Hoy Venezuela está limitada para buscar financiamiento y debemos plantear nuevas fórmulas para salir de esta situación”, señaló El Aissami.Asimismo, señaló que en los últimos 36 meses el gobierno venezolano pagó 73.539 millones de dólares en compromisos externos. Al finalizar el encuentro en el Palacio Blanco, vecino a la casa de gobierno, representantes del gobierno dijeron que se emitirá una declaración para definir los siguientes pasos. El monto a refinanciar por la deuda convertida en papeles de la república y de la petrolera estatal PDVSA es de más de 90.000 millones de dólares, alrededor de la mitad del total de la deuda externa.Entre los acreedores figura el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, con papeles por un total de 2.070 millones de dólares, seguido del fondo de inversiones BlackRock, con 1.790 millones.