La reacción ante la ola de detenciones
La condena de la oposición
Dirigentes de partidos de la oposición, organizaciones de derechos humanos y sindicalistas denunciaron la existencia de una campaña de persecución y cuestionaron las prisiones sin condena.

Dirigentes de la oposición reaccionaron de inmediato ante el procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero de Cristina Kirchner, y la detención y procesamiento de ex funcionarios y dirigentes por la firma del Memorándum con Irán. En su mayoría utilizaron las redes sociales para expresar sus críticas y advertir sobre la persecución a los opositores.

La resolución del juez Claudio Bonadio, en el marco de la causa que investiga el pacto de entendimiento con Irán cosechó críticas de los referentes políticos de un amplio espectro de partidos. Desde la izquierda, el Frente Renovador y el kirchnerismo, dirigentes cuestionaron los argumentos del juez para dictar esta medida que debería ser utilizada de forma excepcional y no habitual, según los juristas. 

Felipe Solá, del Frente Renovador, criticó algunos aspectos del memórandum, aunque destacó que el juzgamiento por “traición a la Patria” es “una locura que solo un no-juez como Bonadio puede usar para hacer los deberes. Y vengarse”. Compartió su intervención en el Congreso el día que se votó en la Cámara de Diputados el proyecto del acuerdo con Irán.  “Sobre el Memo con Irán en la HCD. Pobreza de resultados, pésima idea, memo para nada, una comisión de la verdad absurda. Pero ¿Traicion a la Patria?”, agregó. 

En el mismo sentido se expresó la diputada del Frente de Izquierda Myriam Bregman, quien hizo especial hincapié en que Bonadio “toma una decisión política, no jurídica”, al resaltar que las medidas dispuestas por el magistrado “no buscan justicia en la causa AMIA”. “Tengamos acuerdo o no, el Memorándum fue votado por el Congreso, no es una medida judiciable”, agregó luego sobre los argumentos en los que se funda la denuncia contra de la ex presidenta y los otros dirigentes. Luego apuntó directamente contra el gobierno de Cambiemos y sus promesas de campaña incumplidas: “La justicia siempre del lado del poder de turno. Aún de los que llegaron prometiendo república”, sentenció. 

En tanto, el ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, encuadro todas las detenciones “en un escenario de persecución política a la dirigencia política opositora", al referirse a las decisiones contra la ex presidenta, el ex canciller Héctor Timerman,  el ex secretario General de la Presidencia Carlos Zannini, el dirigente piquetero Luis D'Elía, el referente de la comunidad islámica en Argentina Jorge “Yussuf” Khalil, el ex secretario General de la Presidencia Oscar Parrilli y el diputado y dirigente de La Cámpora Andrés Larroque. 

Rossi advirtió que la situación afecta a todo el pueblo argentino y no sólo al kirchnerismo. “Hoy ya no es un problema nuestro sino de la democracia argentina, que es la que por primera vez, desde la recuperación de la democracia, el hecho de ser dirigente político opositor puede generar una posible pérdida de la libertad", aseguró en diálogo con FM Futurock. 

Otros representantes de la izquierda también se expresaron en esta línea, pero además puntualizaron que el contexto en el que se dan las detenciones no pareciera ser casual. Nicolás Del Caño, diputado del FIT, calificó al expediente como “una causa armada y no judiciable”, y recordó que la resolución llega una semana antes de la pretensión del Gobierno por “avanzar en Diputados con el robo a los jubilados y un presupuesto de ajuste y entrega”. “El Gobierno echa mano al aparato judicial adicto de los Bonadio. Mientras crece el rechazo al robo a los jubilados intentan disciplinar y cambiar la agenda mediática con medidas de persecución política a opositores”, manifestó desde su cuenta en la red social. 

“Si los jueces van a perseguir como ‘delito’ las leyes votadas, entonces cerremos el Congreso y que gobierne Comodoro Py”, dijo en tanto Gabriel Solano, legislador porteño de la misma fuerza. 

Mientras los representantes de las distintas fuerzas rechazaban enfáticamente las disposiciones de Bonadio, en Twitter el apellido del juez y la frase “Estado de Derecho” escalaban los primeros puestos de los temas del momento. La mayoría alertaba los riesgos para la democracia que medidas así pueden generar. 

La organización de derechos humanos HIJOS Capital alertó que hay “cada vez menos Estado de Derecho”. “Argentina 2017: Jueces que sueltan a genocidas y jueces que persiguen a opositores”, escribieron en su cuenta de Twitter. 

En tanto, Hugo Yasky, diputado y titular de la CTA de los Trabajadores, alertó que “el Gobierno y Bonadio redoblan la apuesta contra el Estado de Derecho, para tapar ajuste a jubilados, trabajadores y caso ARA San Juan”.

La diputada Gabriela Cerruti sentenció que llegó el “fin del Estado de Derecho en la Argentina”. “Dirigentes opositores detenidos sin proceso, sin causa, sin condena. Por orden del Gobierno y los periodistas”, lanzó desde su cuenta. Destacó que en el país “no rigen más las garantías constitucionales y está en jaque la vida y la libertad de cualquier ciudadano en manos de un poder arbitrario”. “Si hay una diferencia con un totalitarismo puro y duro, es que hoy nadie puede decir que no sabe que hay una cacería política a la oposición, se viola el Estado de Derecho y no rigen los derechos constitucionales. El que no denuncia es cómplice lista y llanamente”, agregó.