Críticas de Estados Unidos
Caballo de Troya

Los representantes de la sociedad civil no son la única voz disidente que confronta con la apertura comercial durante la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio. La delegación de Estados Unidos cuestionó ayer el funcionamiento del organismo multilateral al expresar su preocupación porque “pierda su enfoque esencial en la negociación y se convierta en una organización centrada en el litigio”. El jefe de la            representación estadounidense, Robert Lighthizer, advirtió que “con demasiada frecuencia los miembros parecen creer que pueden obtener concesiones a través de demandas que nunca podrían llegar a la mesa de negociaciones, es imposible negociar nuevas reglas cuando muchas de las actuales no se están siguiendo”. Las declaraciones del funcionario norteamericano llegaron tras la encendida defensa a la apertura comercial realizada por el presidente Mauricio Macri durante su discurso de apertura. La posición proteccionista asumida por el gobierno de Donald Trump, reconocen las autoridades comerciales argentinas, bloquea la posibilidad de cualquier acuerdo significativo. 

Creada en 1995 la Organización Mundial del Comercio representa la consolidación institucional del proceso de liberalización impulsado durante décadas por los países desarrollados y sus corporaciones. Desde 1947 la supervisión del proceso de reducción de los aranceles a la importación y desregulación del comercio internacional había estado a cargo del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio). La consagración del esquema neoliberal estuvo acompañada por la proliferación de acuerdos de libre comercio entre países o regiones cuyo cumplimiento pasó a ser supervisado por la OMC. Las negociaciones en la organización están estancadas y las sucesivas reuniones ministeriales no lograron los avances esperados en materia de liberalización. La victoria electoral de Trump, los cambios políticos en Europa y el Brexit abrieron grietas para la homogénea celebración del libre comercio y la desregulación que solía expresar el organismo multilateral.

“No podemos sostener una situación en la que las nuevas reglas solo puedan aplicarse a unos pocos, y que a otros se les otorgue un pase en nombre del estado de desarrollo autoproclamado”, expresó Lighthizer durante la Conferencia Ministerial. “Debemos clarificar nuestra comprensión del desarrollo dentro de la OMC. No podemos sostener una situación en la que las nuevas reglas solo pueden aplicarse a unos pocos y que los otros reciban un pase en nombre del autoproclamado estatus de desarrollo”, anunció el funcionario norteamericano.

“Necesitamos aclarar lo que entendemos por desarrollo en la OMC. No podemos sostener una situación en la que las nuevas reglas sólo aplican a unos pocos y otros tienen vía libre invocando su estatus de economías en desarrollo”, sostuvo Lighthizer durante la mañana de ayer al quebrar el monocorde reclamo a favor del libre comercio que lanzaron las distintas delegaciones. Como respuesta a la posición estadounidense, 44 ministros de países en desarrollo entre los que figura Argentina realizaron ayer una declaración pública en favor de “las reglas de la OMC que ayudaron a fortalecer el comercio internacional y el desarrollo y sirvieron como una barrera contra el proteccionismo. Esto ha contribuído a la fortalece y la estabilidad de la economía global”.

“La OMC debe ser más flexible con las políticas de desarrollo”, reclamaron las organizaciones de la sociedad civil en una carta pública que distribuyeron ayer donde advierten sobre la necesidad de introducir cambios en las regulaciones y normativas para permitir que los países impulsen el desarrollo de sus capacidades industriales. “Persistir en el proceso de reforma del comercio agrícola es un requisito necesario para eliminar el hambre y erradicar la pobreza”, indicó el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie. En línea con las declaraciones de Macri y a contramano de la posición de Estados Unidos, el funcionario enfatizó “la importancia de un sistema de comercio internacional basado en reglas, abierto, y equitativo”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ