Sand y Benedetto se destacaron como los máximos goleadores de la temporada 2017
Los implacables números de Pepe y Pipa
El goleador de Lanús cerró el año con 27 tantos entre torneos locales y Copa Libertadores; el de Boca anotó 26, sin jugar copas internacionales. Entre los volantes, los que rompieron más redes fueron Pity Martínez y Rigoni.
José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca.José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca.José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca.José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca.José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca.
José “Pepe” Sand, goleador granate. Darío “Pipa” Benedetto, el hombre gol de Boca. 
Imagen: Fotobaires

Con la coronación en la Copa Sudamericana de Independiente, el miércoles pasado finalizó el calendario futbolístico de 2017. En este año se disputaron doce fechas de las Superliga; la segunda mitad del torneo largo donde Boca salió campeón; la Supercopa Argentina que ganó Lanús; la Copa Argentina que se quedó River; la Libertadores que obtuvo Gremio y en la que Lanús fue finalista; y la mencionada Sudamericana. Teniendo en cuenta estos campeonatos, José Sand se ha erigido como el máximo goleador del año calendario con 27 tantos, uno por encima de Darío Benedetto.

Tan solo tres años atrás, el goleador correntino de Lanús recalaba en la Primera B Nacional, para defender la camiseta de Boca Unidos, de su provincia natal, tras unos frustrados pasos por Racing, Tigre y Argentinos, donde totalizó 3 goles en 45 partidos. De allí, fue a Aldosivi, que estaba en Primera, donde volvió a mostrar destellos de su capacidad al marcar 10 tantos, en 32 partidos. Eso le alcanzó para volver el año pasado a Lanús, su casa. Esa temporada, Sand metió 22 goles en 37 partidos, fue campeón dos veces y todo pareció volver a su orden. Pero su mejor nivel llegó este año, donde finalizó como goleador de la Libertadores. 

Con una marca de 9 goles en 14 partidos, Sand, a sus 37 años, se convirtió en el más “veterano” en la historia de la Copa en liderar la tabla de máximos artilleros, superando al uruguayo Nicolás Olivera, que lo había sido en la edición 2014, con 36 años. A esa marca hay que sumarle 14 goles, en 21 partidos, por torneo local (segunda mitad del 2016/2017 y Superliga), 3 goles por Copa Argentina (en 2) y uno en la final de la Supercopa que se jugó en febrero de este año, donde Lanús goleó 3-0 a River. Así, Sand totalizó 27 goles en 38 encuentros jugados en 2017, pero todavía no le renovaron el contrato.

A tan solo un gol de Sand se ubica Benedetto. El extraordinario año de Pipa en Boca, que le valió varias convocatorias a la Selección, se cerró con la marca de 26 tantos en 28 partidos, un promedio de casi un gol por encuentro. En total, fueron 14 goles en la parte 2017 del torneo que ganó Boca, 9 en la Superliga, hasta su lesión, y 3 por Copa Argentina. Si sólo se tuviese en cuenta el fútbol local (torneo y copas argentinas), Pipa sería el goleador por antonomasia del año, sacando ocho goles de diferencia a su segundo, Pepe Sand, y doce a sus terceros, Darío Cvitanich e Ignacio Scocco.

Cinco de los ocho máximos goleadores de 2017 superan los 32 años. Liderados por el nueve granate (37), Pavone (35), Cvitanich (33), Luis Rodríguez (32), y Scocco (32) parecieron no sentir el paso de los años y coparon las primeras posiciones de la tabla. Recién en el noveno puesto aparece el veinteañero Lautaro Martínez, que marcó 12 goles con Racing. Luego, en las quince primeras posiciones, ningún otro goleador baja de los 24 años.

Se puede decir que fue un año de pocos goleadores, ya que tan solo 15 jugadores del fútbol local superaron los diez tantos. Además, si se pone en comparación con, por ejemplo, los (hasta ahora) 49 goles de Lionel Messi en el año con Barcelona, se forma un absurdo contraste. Sin embargo, si se tiene en consideración la mayor competitividad, en términos de paridad, del fútbol argentino con el caso español, se pueden sacar ciertas conjeturas. Por ejemplo, Messi hizo el 34 por ciento de los goles de su equipo. Esa cifra es inferior a la de Sand (49%), Benedetto (47%), Zampedri (44%), Pavone (43%) y Cvitanich (37%). 

Dejando a un lado a los delanteros, se ubican como los mediocampistas más goleadores del año: Gonzalo Martínez y Emiliano Rigoni. El volante de River alcanzó los 12 tantos (9 por torneos locales, y 3 por Copa Argentina) en sus 43 partidos. Mientras que el ex Independiente, que jugó sólo medio año antes de irse a Rusia, marcó 10 goles en 20 partidos.

Por el lado de los defensores, los que más goles hicieron fueron el uruguayo Matías Aguirregaray y el ex Defensa y Justicia Alexander Barboza. El primero, al igual que Rigoni, emigró a mitad de año pero su marca de 6 goles en 20 partidos con Estudiantes no pudo ser superada. Mientras que, Barboza alcanzó los 6 tantos en 24 partidos, todos ellos con el Halcón de Varela, ya que tras irse a River no volvió a convertir. 

Por último, hubo dos arqueros que marcaron en la red rival, siempre de penal. Luis Ardente, de San Martín de San Juan, anotó tres; mientras que Sebastián Bértoli, de Patronato, convirtió dos veces.