MUSICA. Esta noche Rosario Smowing cerrará el año en McNamara
Una banda en intercambio permanente
Diego Casanova, cantante y letrista del octeto rosarino, adelantó las características del concierto con el que cerrarán un año intenso, que incluyó 17 shows en Europa.
El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara.El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara.El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara.El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara.El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara.
El octeto Rosario Smowing cerrará el año en McNamara. 

Diego Casanova atiende el teléfono en el parador islero donde ocupa sus días. Fuera de los escenarios, el cantante y trompetista de Rosario Smowing lleva adelante un emprendimiento que lo pone en contacto directo con la naturaleza, alejándose así del frenesí que implica ponerse al frente de un octeto explosivo, bailable, cautivante. Un proyecto que lleva 17 años de recorrido, y que desde hace un lustro comenzó a crecer también en Europa: este año, la banda rosarina ofreció 27 shows en distintas ciudades de Alemania, Eslovaquia, República Checa, Austria, Suiza, Dinamarca y Luxemburgo, participando de festivales como Mighty Sounds (República Checa), Wild Austria Music & Kunstfestival, Bardentreffen (Alemania) y Open Jazz Fest (Eslovaquia). Para ponerle cierre a otro año intenso, esta noche los Smowing llegarán a McNamara (a las 22, en Tucumán 1016) con un set festivo que incluirá además algunas rarezas.

"Vamos a recurrir a un montón de canciones que grabamos y tocamos muy poco en vivo. La idea es hacer una buena fiesta. Ya que no hay mucho para festejar este fin de año, por lo menos ocupar un par de horas como para bailar y olvidarnos del resto", invita Casanova, mientras por el auricular se filtra el canto de los pájaros isleros. Desde ese entorno, el letrista de Rosario Smowing va hilando el futuro del grupo, que apuntará a seguir ampliando el vínculo con el público europeo. "Ya me mandaron unos mails con algunos shows para el 2018, así que por el momento viajamos también el año que viene... salvo que Mauricio diga lo contrario --advierte Casanova--. Lo que va sucediendo es que por ahí en algunos lugares vamos haciendo pata ancha, pudiendo producir shows propios, tocando ya no sólo en festivales. Sin darse cuenta, esto de hacer canciones se termina transformando en trabajo. Y estas giras nos dan la posibilidad de trabajo y también una posibilidad espiritual. El hecho de haber entrado en esto, de habernos dedicado a esto, nos permite trabajar y al mismo tiempo disfrutar, aprender y crecer. Es un intercambio permanente".

Por estos días, la banda continúa dándole forma a las canciones de su próximo proyecto, que apuntan se publique el año próximo. Y si bien todavía no han definido el soporte de edición, Casanova tiene en claro hacia dónde apuntar los contenidos: "Sin tener nada muy definido, estoy muy emberretinado con querer contar algunas historias. Tengo ganas de armar una especie de película auditiva. Siempre consideré los discos como una obra entera, nunca como un puñado de canciones. Pero en este, particularmente, tengo ganas que eso se note, que sea muy difícil separarlo".

‑ En ese sentido, el formato disco sigue ayudando a que eso ocurra, sigue garantizando que haya una escucha ordenada.

‑ Sí, eso es así. Pero hoy en día el porcentaje de gente con reproductores de Cd es casi el mismo porcentaje de gente con reproductores de vinilo. Habría que replantearse un poco si no hay que volver al formato original.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ