Ajuste de cuentas

En Rosario, un hombre de 37 años fue baleado frente a dos de sus ocho hijos cuando guardaba el auto en su casa, y falleció en el hospital al que fue trasladado. Su esposa aseguró que el crimen fue cometido como venganza porque había dejado de vender drogas para una “puntera”, informaron fuentes policiales y judiciales. Roberto Godoy fue baleado desde un automóvil mientras estacionaba el suyo en el garaje de su casa en la zona noroeste de Rosario. De acuerdo con su esposa, Godoy había abandonado recientemente el negocio del narcomenudeo, lo que habría motivado el crimen. “Voy a decir la verdad, vendíamos droga hace mucho tiempo, vendíamos para ellos y les dijimos que no”, contó la esposa de la víctima. “Cuando dijimos que no, pasó lo de anoche, mataron a mi marido”, agregó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ