Es 0,2 por ciento más optimista que en octubre pasado
El FMI confía en Trump
Imagen: Fabrice COFFRINI / AFP

El Fondo Monetario Internacional acentuó su optimismo sobre la economía mundial en 2018 apuntalado por la reforma fiscal en Estados Unidos y revisó al alza la previsión de crecimiento de Brasil y México, las mayores economías latinoamericanas.

En la revisión de sus proyecciones de octubre, el FMI elevó de 3,7 a 3,9 por ciento su previsión del crecimiento de la economía global para este año y el próximo, en una revisión al alza de 0,2 punto porcentual para cada período.

Según FMI, esta corrección al alza es "reflejo de un fortalecimiento de la tendencia de crecimiento y el esperado impacto de las reformas fiscales aprobadas recientemente en Estados Unidos".

Los técnicos del FMI apuntaron que un grupo de países que representan "tres cuartos del PIB mundial registraron un crecimiento en 2017", lo cual significa "la más amplia recuperación a nivel global desde 2010".

La entidad estimó que Estados Unidos deberá cerrar 2018 con un crecimiento de 2,5 por ciento, un importante aumento de 0,6 punto porcentual con relación a lo proyectado en octubre. Para 2019, el FMI estimó un crecimiento de 2,7 por ciento, también en alza con relación a octubre (+0,4).

La reforma del sistema fiscal estadounidense deberá "estimular la actividad, con un impacto en el corto plazo apuntalado en la respuesta de las inversiones al recorte de los impuestos a las corporaciones", según el informe del FMI.

Ese crecimiento de las inversiones deberá traducirse en un crecimiento suplementario de 1,2 punto porcentual hasta el año 2020, para reducirse gradualmente a partir de ese momento ante la naturaleza temporal de algunas de las medidas.

Brasil y México, en alza

"Los efectos de este paquete en Estados Unidos y sus socios comerciales contribuye con aproximadamente la mitad de la revisión acumulada del crecimiento global para 2018-2019", apuntó el FMI.

La entidad, sin embargo, mantuvo su previsión de un crecimiento de 1,9 por ciento para América Latina, pero revisó sensiblemente al alza su expectativa de desempeño de sus dos economías más importantes, las de Brasil y México.

La entidad destacó que México se beneficiará de una fuerte demanda estadounidense y elevó la previsión de 1,9 a 2,3 por ciento.  En tanto, señaló una "recuperación más firme de Brasil", donde aumentó la expectativa de crecimiento este año de 1,5 a 1,9 por ciento.

Además, el FMI señaló que existe un escenario de "mejoras en los precios de commodities y también condiciones más fáciles de financiación en algunos de los países exportadores de materias primas". Esas condiciones, indicó, compensan "las previsiones a la baja para Venezuela", pero no detalló las expectativas del desempeño económico en el país petrolero.

El Fondo también mejoró en 0,3 puntos porcentuales la expectativa de crecimiento de la zona euro, aunque redujo marginalmente (de 2,5 a 2,4 por ciento) la previsión para España debido a la incertidumbre sobre la situación política en Cataluña.

Aunque el ministro español de Economía, Luis de Guindos, restó importancia a la estimación del FMI y estimó que "si la normalización en Cataluña continúa (…) esa cifra se superara", la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, aclaró, desde Davos, no es momento de cantar victoria porque la "complacencia es un riesgo".

"Es claramente una recuperación cíclica, y sin la continuidad de reformas, las fuerzas fundamentales que nos preocuparon sobre la 'nueva mediocridad' (...) permanecerán en sus lugares", alertó durante una conferencia de prensa en Suiza.

Pero si el FMI mantuvo su visión de optimismo en el corto plazo, igualmente reiteró la necesidad de seguir en alerta para evitar retrocesos.