Barcelona le dice adiós a Mascherano tras siete años y medio
El Jefecito, más que un jugador
El club culé organizó para hoy un acto de despedida y mañana el futbolista saludará a los hinchas en la previa al partido por la Copa del Rey ante el Espanyol. Su carrera en el Barça incluyó dos Champions, cuatro Ligas españoles y cuatro Copas del Rey.
Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor.Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor.Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor.Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor.Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor.
Mascherano llegó a España como volante y terminó como defensor. 

Barcelona dijo ayer adiós a Javier Mascherano, adiós a siete años y medio de un jugador que con su capacidad de liderazgo se convirtió en algo más un futbolista. El argentino deja el club azulgrana por tres razones: el poco peso que tenía en el actual Barcelona, el dinero y los minutos que le ofrece el Hebei de China para poder estar en condiciones de afrontar el Mundial de Rusia 2018 con la selección albiceleste. Se espera que los próximos días se confirme su fichaje por el conjunto asiático. Todo ello pesó más que su amor a un escudo que defendió con enorme dignidad y peso durante ocho temporadas. 

Pocos podían pensar en 2010, cuando firmó por el Barcelona, que dejaría tanta huella en el club azulgrana. El equipo español se llevaba a un futbolista importante en el Liverpool, pero sus cualidades brillaron aun más en su nuevo destino.

Mascherano llegaba como centrocampista, pero fue reubicado al puesto de central por el técnico Josep Guardiola, a quien no le importó su liviandad física. Lo sacrificó con tal de encontrar un jugador con anticipación, colocación, rapidez y salida de balón. Lo que necesitaba para su triunfal Barcelona.

Desde su llegada fue siempre un fijo para Guardiola y luego para los sucesivos entrenadores que tuvo, incluyendo a Tito Vilanova, Gerardo Martino y Luis Enrique. Cada temporada estuvo por encima de los 40 partidos disputados.

Pero el valor añadido de Mascherano, su aspecto diferencial, estuvo en su capacidad para liderar. Dentro y fuera del campo. Así, muchos lo sitúan como una personal crucial en el desarrollo de Lionel Messi. Además, fue un favorito de sus compañeros por su profesionalidad y también de la prensa por su capacidad para analizar situaciones futbolísticas y extrafutbolísticas con tanta sinceridad como clarividencia.

La llegada de Ernesto Valverde esta temporada supuso un punto de inflexión. A sus 33 años, comenzó a acusar sus problemas para defender a delanteros muy físicos y el nuevo técnico del Barcelona lo apartó de la titularidad. Justo lo que menos le convenía dentro de una temporada con el Mundial como horizonte.

Antes tuvo que vivir el único punto negro de su carrera en el Barcelona al confesar en junio un delito fiscal. “Soy el responsable, no el culpable”, diría. Dicen que este suceso fiscal contribuyó a aumentar sus diferencias con la actual directiva del Barcelona. Sea como fuere, Mascherano fue desapareciendo progresivamente de los focos hasta convertirse en un jugador secundario. Una lesión muscular tampoco le ayudó a pelear por el puesto.

Hoy será el protagonista de un acto de despedida organizado por el club y mañana dirá adiós a los aficionados en el Camp Nou, antes del choque por la Copa del Rey entre su equipo y el Espanyol. 

Mascherano se irá a un fútbol menos exigente y dejará atrás una brillantísima carrera en el Barcelona que incluyó dos Ligas de Campeones, cuatro Ligas españolas y cuatro Copas del Rey, entre otros trofeos. La estadística no cuenta intangibles que dieron razón a su alias: “El jefecito”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ