Andrea Nahles, nueva cara del partido alemán
Una líder para el SPD

El presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz, renunció ayer con efecto inmediato a su cargo, en medio de un gran descontento interno por su gestión, y propuso como su sucesora a Andrea Nahles. Schulz afirmó que el SPD precisa una renovación tanto en lo personal como en lo programático y consideró que su dimisión valdría la pena si contribuía a ello, luego de una reunión de tres horas con la dirección del partido. 

Con Schulz a la cabeza, en las elecciones del 24 de septiembre, el SPD obtuvo su peor resultado en unas federales desde 1949, al lograr solamente el 20,5 por ciento de los votos. A los malos resultados electorales se sumaron sus cambios de postura, pues pasó de afirmar que el SPD marchaba a la oposición a sentarse a negociar una nueva gran coalición con el bloque conservador de la canciller Angela Merkel. Tras lograr un acuerdo trascendió que Schulz aspiraba al Ministerio de Exteriores, algo que provocó una gran controversia interna en el SPD, que lo obligó a anunciar que renunciaba a ese cargo.

Andrea Nahles fue nominada de forma unánime por la junta directiva del SPD a presidir el partido. Si el 22 de abril, día en que se votará el cargo, todo resulta según lo esperado, se convertiría en la primera mujer que lidere el Partido Socialdemócrata de Alemania en sus 154 años de historia. 

Nahles, de 47 años, se hizo un nombre en la política nacional durante el último gobierno del SPD, hace 15 años, cuando siendo diputada encabezó una rebelión interna para evitar que se aprobaran profundas reformas del sistema social en el país. Ahora, convertida en jefa parlamentaria del SPD  afrontará su primera prueba de fuego inmediatamente después de estrenar su nuevo cargo. En las próximas semanas recorrerá Alemania para pedir el voto favorable de los más de 460.000 militantes al acuerdo de coalición de Gobierno sellado la pasada semana con los conservadores de Merkel. En caso de convencer a una mayoría, reforzaría su autoridad en el partido y allanaría el camino para convertirse en la candidata del SPD a la cancillería en las elecciones generales de 2021.

Licenciada en Filosofía y Filología alemana, es miembro del SPD desde los 18 años. En 2009 fue elegida secretaria general del partido y cuatro años después fue nombrada ministra de Trabajo. En esos cuatro años al frente de esta cartera logró la aprobación del salario mínimo en Alemania, mejoras en las jubilaciones y la creación de pensiones que reciben los sobrevivientes del Holocausto.