Los familiares de Garay reclamaron justicia
Marcha por Emanuel
Cientos de personas participaron de la marcha por el centro de La Rioja. La escuela de policía de la provincia quedará fuera del ámbito de la secretaría de Seguridad y pasará a estar en la órbita del Ministerio de Educación.

Cientos de personas acompañaron esta tarde a la familia del joven Emanuel Garay para exigir justicia por su muerte durante el entrenamiento extremo que sufrió en el día de ingreso a la Escuela de Policía provincial. La movilización hecha en la capital riojana hasta las puertas de la Casa de Gobierno provincial fue encabezada por Roque Garay, el padre del cadete. El gobernador Sergio Casas informó más temprano que, luego de la tortura que le costó la vida a Emanuel y dejó en grave estado a otro cadete, la formación quedará fuera del ámbito de la secretaría de Seguridad y pasará a estar en la órbita del Ministerio de Educación.  

"Ahora me tocó a mi, pero le podría haber pasado a cualquiera por eso espero que su muerte no haya sido en vano; no pedimos que cambie sólo la escuela de policía si no toda la policía y que les den la máxima pena a los responsables de este crimen", exigió el padre del joven, quien es ex oficial de la fuerza provincial. 

Con globos celestes y blancos y pancartas, la manifestación comenzó a las 19 con dos vueltas a la Plaza 25 de Mayo, una breve concentración frente a los Tribunales locales y cerró frente a la Casa de Gobierno.  "Los cadetes soportaron todo por conseguir sólo un puesto, los hacían arrastrar en el sol", relató entre lágrimas el padre de Emanuel.

Por su parte, Adrián, uno de los hermanos de la víctima, sostuvo que la marcha fue "solamente para pedir justicia" por Emanuel y agradeció "a toda la gente que se acercó" por su "apoyo", que es "muy importante". "Estamos pidiendo que se haga justicia y que los responsables del crimen paguen por esto que hicieron; tiene que ser una Justicia que no se detenga, deben cumplir e ir a la cárcel como cualquier ciudadano, sin privilegios", afirmó.

Más temprano, el gobernador Casas anunció que la Escuela de Policía permanecerá cerrada durante 30 días para reordenar su conducción. La escuela de cadetes volverá a abrir sus puertas bajo la conducción de la docente Hilda Lucero y responderá a la órbita del Ministerio de Educación, mientras que el ingreso se concentrará en la aprobación de exámenes psicológicos, psíquicos y médicos, a cargo del Ministerio de Salud.

En esa línea de acción, el mandatario le tomó juramento al nuevo ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Alejandro Moriconi; y al secretario de Seguridad, José De la Fuente; tras desplazar a sus antecesores por la muerte de Garay. El ministerio de Gobierno también participará en la reestructuración de la Escuela de Policía, ya que se creará una comisión de seguimiento encabezada por la Secretaria de Derechos Humanos, organizaciones no gubernamentales, docentes y diputados.

Emanuel fue la víctima mortal del "baile" de iniciación que los jóvenes cadetes sufrieron en un día de 40 grados de calor en el que no les permitieron tomar agua durante la larga jornada de exigencia física. Sin embargo, otros jóvenes también sufrieron cuadros de deshidratación como Luis Oropel, quien fue trasladado a una clínica privada de alta complejidad en Córdoba, donde se recupera.

El abogado de la familia Garay, Nicolás Azcurra, pidió la detención de los seis cadetes de segundo año que tuvieron activa participación en el "baile" de bienvenida: Oscar Quinteros, Cristian Brizuela, Facundo Carrión Agüero, Aynara Balinsky, Zulema Díaz y Romina Oviedo.