Juzgan a Los Monos por el crimen de Demarre
El tema es cuáles son las pruebas

La defensa de los imputados por el homicidio de Diego Demarre, el primero de una saga de crímenes que la Fiscalía considera "en venganza" por el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, negó la participación de cuatro imputados en el hecho. Ariel "Guille" Cantero está acusado como autor material, con pedido de 24 años de prisión. "Es ajeno, estaba en el velatorio de su hermano", dijeron los letrados. La estrategia se basó en dar cuenta que por este hecho se intentó condenar a Cantero a solo 7 años de prisión, en un juicio abreviado de abril de 2015, que fracasó en las diferentes instancias tras ser ofrecido por la propia Fiscalía. "No hay más elementos que los que había en aquel momento", aseguraron los abogados Carlos Varela y Fausto Yrure. En la causa también están imputados Andrés "Gitano" Fernández, como quien conducía el auto desde el que se disparó, junto con Leandro Vilches y Emanuel Chamorro, sindicados por seguir a Demarre, previo al crimen. En tanto, la semana pasada, Ramón "Monchi" Machuca fue incorporado a la causa, cuando la jueza Delia Paleari lo procesó como autor intelectual. Su participación se juzgará por separado.

Con cinco imputados en el banquillo de acusados, comenzó ayer a juzgarse el primero de una saga de hechos de sangre que la Fiscalía advierte como hechos de venganza, tras el crimen del Pájaro Cantero en la puerta del boliche que concesionaba Demarre, el 26 de mayo de 2013. La Fiscalía entiende que la banda de Los Monos sindicó al bolichero como "entregador" de su entonces líder.

Marcelo Marcos, ex subjefe de Orden Público fue el primero de los testigos de ayer. "Se dieron hechos de sangre, uno atrás de otro, en la zona sur. La Fiscalía de Cámara me pidió investigar la conexidad entre los sucesos. Tras el crimen de Cantero, no llegamos a conformarnos que ya teníamos dos hechos más (Demarre y el ataque contra Marcelo Alomar, Nahuel César y su madre, Norma César). Fue todo muy rápido y con el mismo origen. Fue una saga para cobrar venganza", dijo sobre lo que plasmó en informes a la Fiscalía, durante la investigación. También mencionó la instalación de búnkers.

Tras los alegatos de apertura que hizo la Fiscalía, a fines de noviembre, ayer fue el turno de las defensas. Con una foto en la que se veía a los exfiscales de Cámara Guillermo Camporini y Cristina Rubiolo, cuando dieron a conocer la firma de acuerdos abreviados con los principales acusados del clan, en 2015; Varela recordó que el juicio abreviado tenía como propuesta 7 años de prisión contra "Guille", como partícipe secundario del crimen de Demarre, pese a que había sido procesado como autor material. "El fiscal vino a esta audiencia intentando corregir el pasado", dijo. "Después de ese abreviado fracasado (cayó en primera instancia, en la Cámara y la Corte provincial), no se incorporó prueba nueva que indique una variación en la responsabilidad penal de Cantero. Ahora, se pretende convencer al tribunal de una situación diferente. Se enfrenta derecho con sed de justicia", dijo Varela.

Yrure sumó: "Nada de lo que dijo en el alegato de apertura es como lo comentó el fiscal", dijo en referencia al relato del crimen: un auto se puso a la par del de Demarre y comenzaron los disparos. Las defensas también sacaron de la escena del hecho a Fernández, Vilches y Chamorro.