Cambiemos logró dictamen para tratar hoy el proyecto de contratación público-privada

Atraer el capital a cualquier costo

El oficialismo logró el respaldo del Bloque Justicialista y el Frente Renovador para lograr dictamen en Diputados para el proyecto de contratación con el sector privado de las obras de infraestructura. Con modificaciones, se votará hoy y volverá al Senado.
El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión. El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión. El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión. El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión. El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión.
El acuerdo con los bloques del FR y Justicialista le permitió a Cambiemos tener mayoría en comisión.  

El oficialismo logró ayer volver a poner en carrera legislativa su proyecto privatizador de la obra pública y remontó el revés que sufrió la semana pasada cuando, por pedido del Frente para la Victoria, la iniciativa volvió a comisión. El denominado proyecto de ley de contratación público-privada, que otorga un conjunto de derechos a las empresas que quieran invertir en proyectos de infraestructura, logró el acompañamiento del Bloque Justicialista y del Frente Renovador para que se trate hoy sobre tablas. El FpV irá al recinto con dictamen de minoría. Durante su discusión, se incorporaron algunos leves cambios de redacción en artículos vinculados con la posibilidad de incentivar producción y mano de obra local, aunque en niveles mínimos, mientras que no se ataca la cuestión de fondo: la cesión de soberanía en materia de litigiosidad entre las empresas y el Estado. El diputado del FpV Axel Kicillof sostuvo que son “cambios cosméticos” y que “este régimen, en manos de este gobierno endeudador, es peligroso”.
El bloque Cambiemos no había logrado sancionar el proyecto durante la última sesión de Diputados de la semana pasada pese a que había acordado con el justicialismo y el massismo el acompañamiento a la medida. Sin embargo, la discusión se trabó y el proyecto privatizador volvió al plenario de las comisiones de Legislación General y Presupuesto de la Cámara baja para que se continuase discutiendo. Para la reunión de ayer se había autoconvocado el triunvirato de secretarios generales de la CGT, integrado por los dirigentes Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, quienes iban a asistir al Congreso en rechazo al proyecto. Sin embargo, no hubo presencia gremial en la discusión de comisión. 
El titular de la Comisión de Legislación General, el diputado Daniel Lipovetzky (PRO), leyó de manera escueta las modificaciones que habían sido acordadas entre Cambiemos y los bloques Justicialista y Frente Renovador, mientras que el Frente para la Victoria insistió con su oposición. El expositor argumentó que las modificaciones favorecen la industria nacional, garantiza el control del Congreso y limita la utilización de los recursos públicos. “Estos cambios lo han mejorado muchísimo al proyecto, en el ámbito de los controles del Estado y los controles para operaciones de este tipo”, afirmó Lipovetzky. El oficialista Eduardo Amadeo (PRO) calificó al proyecto de la ley como uno de los más importante después del Presupuesto para el año próximo, porque va a “recuperar la integración federal a través de obras”.
Los cambios incorporaron algunos deberes en materia medioambiental y un cupo mínimo de mano de obra y producción local (ver aparte). El diputado Juan Manuel Pedrini (FpV) sostuvo que el proyecto “abre la obra pública a capitales y empresas extranjeras”. “Es la consagración del fracaso de las políticas económicas del Gobierno”, agregó el legislador en una sesión corta, debido que el massismo y el justicialismo se mostró satisfecho por los cambios introducidos. 
“Esto es un capítulo más de la fallida discusión que tuvimos en la Cámara de Diputados”, dijo Kicillof. El ex ministro de Economía remarcó el perfil endeudador del gobierno de Mauricio Macri y el riesgo de que bajo esa lógica se busque seducir inversiones cediendo soberanía. “Es el gobierno que más se endeudó en este corto tiempo. Va a quedar en los anales de la historia. Y ahora buscan cambiar el Estado por un sistema cuasi privado, al servicio de los privados, con condiciones para los privados y para el Estado, nada”, agregó. El diputado argumentó que “no hay recaudos suficientes que se puedan tener para protegerse de esta ley”. “Es un régimen que, para ser seductor, se ha hecho garantista de la rentabilidad privada. Esto no es capitalismo. El empresario debe arriesgar”, concluyó el legislador kirchnerista. 
El diputado massista José de Mendiguren pidió incorporar que la participación del sector nacional se amplíe a un tercio de todas las contrataciones, respecto del 25 por ciento que estaba previsto. Este pedido menor del Frente Renovador fue aceptado por el presidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina (Pro), quien aseguró que se incorporará en la redacción del texto que se discutirá hoy en una megasesión que comenzará a las 11.30 y en la que se tratará, además del Presupuesto del año próximo y la reforma del artículo 37 de la ley de Administración Financiera que limita el ejercicio de los “superpoderes”. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ