Que Polonia también me denuncie a mí

Quiero que Polonia me denuncie a mí también
que me demande, me acuse y me crucifique
porque digo públicamente que:

fueron polacos los que no devolvieron a mi hermanito
fueron polacos los que se apropiaron de las casas y de todo lo que había adentro una vez
                                                                                          que los judíos había sido deportados
fueron polacos los que no dejaban a mi mamá caminar por las veredas y la echaban a la calle
                                                                                                          “por donde van los animales”
fueron polacos los que cuando vieron vivos a mis padres profirieron con desprecio “¿ah?
                                                                                                                     ¿sobrevivieron?”
fueron polacos los que pedían sobornos cuando descubrían a un judío
fueron polacos los que lo denunciaban aún después de sobornados

Quiero que Polonia me denuncie
que me demande, me acuse y me crucifique porque

fueron polacos los que quemaron a sus vecinos en Jedwabne
fueron polacos los que mataron a los que volvían a Kielce
fueron polacos los que no dejaban que ningún judío integre sus grupos rebeldes
fueron polacos los que iban atentos por las calles esperando cazar algún judío para ganarse
                                                                                                                               la recompensa
fueron polacos los que escondieron judíos a cambio de dinero y los que, cuando el dinero se
                                                                                                            terminaba los denunciaron
fueron polacos los que vendían agua a precios exorbitantes cuando los trenes se detenían en
                                                                                                 su camino a Treblinka y Auschwitz
Quiero que Polonia me denuncie
que me demande, me acuse y me crucifique porque

fueron polacos los que se burlaban de sus alumnos y compañeros judíos en las escuelas
fueron polacos los curas que predicaron siglo tras siglo el odio bajo la acusación de deicidio
fueron polacos los que aplaudían a las hordas nazis que arrancaba a los judíos de sus casas
fueron polacos los contratados para hacer cruzar ríos y fronteras a los judíos y los que los
                                                                                   abandonaban en parajes desconocidos
fueron polacos los que después de abandonarlos los denunciaban

Que Polonia me denuncie
que me demande, me acuse y me crucifique
aunque diga también que

el gobierno polaco en el exilio no fue cómplice del nazismo y que
también fueron algunos polacos los que no se sometieron y ayudaron a los judíos
también algunos polacos los escondieron, alimentaron y cuidaron arriesgando sus vidas
también fueron algunos polacos los que les proveyeron de documentos falsos
también algunos polacos integraron la red de salvación Zegota
sin esos polacos casi ningún judío podría haber sobrevivido
fueron miles esos polacos que iluminan por contraste y con crudeza a los millones de polacos
                                                           cómplices, responsables y culpables por acción u omisión

Por todo eso
Quiero que Polonia me denuncie a mi también
que me demande, me acuse y me crucifique.

* Presidenta de Generaciones de la Shoá en Argentina.