Audiovisual
Audiovisual
Un Minuto y medio no se le niega a nadie | Luis Ziembrowski

El Parlamento de Francia aprobó por unanimidad la prohibición de las llamadas terapias de conversión para personas LGBT+. La nueva ley establece que quienes “tengan como objetivo modificar o reprender la orientación sexual o la identidad de género” y que afecten la salud física o mental de las personas serán castigados con hasta dos años de cárcel y 34.000 dólares en multas. La pena puede aumentar a tres años de reclusión y sanciones económicas de 50.000 dólares por prácticas que involucren a menores u otras personas vulnerables. La sanción de la norma pone en evidencia que todavía se sigue apelando a esa clase de tratamientos equiparando la orientación sexual a una enfermedad. “No hay nada que curar”, destacó la diputada feminista Laurence Vanceunebrock.

Humor
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ