AJEDREZ › AJEDRECEAR EN LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE LA HABANA

El ajedrez como herramienta para la integración

El coordinador del programa del Ministerio de Cultura de la Nación, Pablo Mocca, el árbitro internacional Leandro Plotinsky y el MI Juan Carlos Hase hablan sobre la experiencia en Cuba y sobre el colectivo de ajedrecistas Peón Vuelve.

El programa Ajedrecear del Ministerio de Cultura de la Nación se hizo presente en la XXIV Feria Internacional del Libro de La Habana, Cuba. En el marco de la Muestra Permanente de Pensamiento Argentino Contemporáneo, el pasado 18 de febrero, se realizaron varias actividades con el objetivo de intercambiar experiencias de ambos países en torno de la divulgación del ajedrez. El coordinador de Ajedrecear, Pablo Mocca, brindó una charla titulada “Ajedrez, arte, ciencia y lenguaje: herramienta de integración y construcción política”, en la que expuso, en primer lugar, las líneas directrices de las políticas llevadas a cabo desde la gestión y, en segundo lugar, la experiencia del colectivo autónomo y autogestionado de ajedrecistas Peón Vuelve, “como muestra del potencial político que gravita hoy en el ámbito del ajedrez argentino”.

Por su parte, el presidente de la Federación Cubana de Ajedrez, Silvino García, quien es además el primer gran maestro de la historia de Cuba, se mostró “agradecido y sorprendido por el trabajo singular que han realizado con el ajedrez en materia de inclusión y participación popular en la Argentina”. Y recalcó la importancia que tuvo el juego-ciencia en el proceso cultural que se dio desde la Revolución y destacó la creación del ISLA (Instituto Superior de Ajedrez Latinoamericano) para la construcción de un espacio regional.

En tanto que el árbitro internacional Leandro Plotinsky, encargado de la producción general del evento, entregó a la Federación Cubana libros argentinos y más de mil ejemplares de un cuadernillo de iniciación al ajedrez realizado por el Ministerio de Cultura, que incluye el reglamento y nociones tácticas y estratégicas elementales. Según Plotinsky, “no es difícil imaginar hacia adelante un panorama propicio para organizar eventos ajedrecísticos que involucren a varios países de América latina en simultáneo”.

En forma paralela con las exposiciones y hasta horas más tarde de su finalización, se llevaron a cabo clases magistrales y partidas simultáneas a cargo del maestro internacional Juan Carlos Hase, cuatro veces representante olímpico y reconocido impulsor de políticas sociales vinculadas con el ajedrez, y también a cargo del MI cubano Gerardo Lebredo. La jornada contó también con la proyección a sala llena de un documental, producido especialmente para la ocasión, sobre la vida del gran maestro Héctor Rossetto, en el que su hija, Cecilia Rossetto, cuenta las peripecias de la amistad que el ajedrecista argentino mantuvo con el Che Guevara.

En los días posteriores al evento, al que concurrieron más de doscientas personas, se realizaron cursos infantiles en la Casa de Estudios Che Guevara y se concretaron encuentros con distintos referentes del ámbito ajedrecístico de Cuba. Un equipo de audiovisuales argentino registró todas las actividades y realizó entrevistas a familiares y allegados al Che, en las que se recopilaron anécdotas de su faceta ajedrecística. Además, Silvino García donó a los representantes argentinos videos y fotos inéditas del Che frente al tablero. Medios gráficos de la isla se hicieron eco de lo que fue, al decir de García, “un encuentro histórico para el ajedrez de los pueblos de América latina”.

Página/12 conversó con Pablo Mocca acerca del significado del encuentro en La Habana: “Este es un acontecimiento que abre la posibilidad de pensar un ajedrez que contribuya a consolidar lazos políticos en América latina con perspectivas no meramente competitivas, sino también inclusivas y populares”. El coordinador del programa Ajedrecear agregó además que “es muy importante rescatar la figura del Che ajedrecista para pensar una política cultural que incluya al ajedrez como uno de sus motores principales. El Che fue uno de los grandes impulsores de la aplicación del ajedrez en la educación de la juventud cubana y fue también un gran promotor del Torneo Capablanca In Memoriam, cuya primera edición fue ganada por Najdorf en 1962”. Al referirse al trabajo realizado desde el programa del Ministerio de Cultura, Mocca se mostró “muy contento de que hayamos podido concretar en tan poco tiempo de gestión una serie de iniciativas que apuntan a hacer del ajedrez una forma de inclusión. En los años del neoliberalismo la cultura perdió su carácter popular y, lejos de ser el punto de partida de políticas sociales, se convirtió en el complemento legitimador de un sistema económico de exclusión y endeudamiento. Nosotros entendemos que el ajedrez fue uno de los tantos espacios perjudicados por la lógica de los noventa y hoy estamos intentando reconstruir la enorme tradición ajedrecística de Argentina con una perspectiva de alcance masivo y popular”.

El maestro internacional Juan Carlos Hase, por su parte, confió sentirse feliz y sorprendido de estar viviendo algo que en otras épocas no creyó que sucedería jamás: “La posibilidad de estar compartiendo en Cuba experiencias de militancia en el ajedrez y de ser escuchado con la seriedad y el compromiso con que lo hicieron los cubanos no hace más que certificar que todo esto va a buen puerto”. El cuatro veces representante olímpico forma parte de la agrupación política Peón Vuelve y dicta semanalmente talleres gratuitos en distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires, donde se dan clases para todos los niveles y edades y se juegan simultáneas abiertas. “En mi larga experiencia como docente –asegura Hase– no había sentido nunca como ahora la fuerza que tiene el ajedrez en términos de desarrollo social.”

Compartir: 

Twitter
 

En Cuba destacaron “el ajedrez en materia de inclusión y participación popular”.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.