PLASTICA › UN PANORAMA DE LA NUEVA FERIA DE GALERIAS DE ARTE

Circulación por el mercado del arte

El feriado de hoy, de 13 a 20, es la última oportunidad para visitar la Feria de Arte Contemporáneo arteBA, en la Rural, que este año nuevamente reúne calidad y masividad.

 Por Fabián Lebenglik

Con buena calidad de obras, muchos artistas jóvenes, una masiva afluencia de público y un muy buen nivel de ventas, la nueva edición de arteBA –que cierra hoy a las 20– logró su objetivo de sostener y potenciar un proyecto que combina cultura y mercado.
Casi todos los galeristas consultados se mostraron sorprendidos y conformes, porque con las ventas realizadas habían podido recuperar el dinero invertido en el alquiler y montaje de los stands. En este sentido, las ventas generaron rápidos y continuos recambios de obras en varios espacios, que por este motivo fueron mutando diariamente y ofreciendo distintos paisajes a medida que la feria avanzaba.
Entre las nuevas galerías consultadas, fue usual la sensación de estar consolidando un mercado de coleccionistas jóvenes y, a la vez, de haber conseguido abrirse paso entre otros compradores de arte, que van de los cuarenta años para arriba. Del mismo modo, todos han generado –a lo largo del relativamente poco tiempo que llevan de gestión en sus respectivos espacios–, contactos, compromisos e intercambios internacionales.
El rumbo contemporáneo de la feria resulta indiscutible en cuanto a la imagen, pero cuando se trata de técnicas, la mayor parte de lo exhibido es pintura. Y otro límite se produce en el capítulo tecnológico, por cuestiones obvias. Incluso hay artistas que juegan desde sus propias obras con la crisis y la escasez presupuestaria, así como con la –ex profeso– “baja” tecnología.
Las dos propuestas institucionales más arriesgadas de la propia Feria son los concursos “Primer Premio de Artes Visuales arteBA-Petrobras” y el “Proyecto Red”.
En el primer caso se trató de promover “el arte actual y con los artistas de todas las generaciones sin distinción de lenguajes ni de medios”. De los más de trescientos envíos de todo el país, fueron ocho los finalistas seleccionados, cuyas obras se exhiben a la entrada de la feria (un espacio demasiado grande para tales obras): Leo Battistelli, Mariana Ferrari, Mauro Giaconi, Sebastián Gordín, Miguel Harte, Celeste Martínez, Alberto Passolini y Gabriel Valansi. El premio le fue concedido a Gordín –quien en estos días está presentando una exposición en la galería Ruth Benzacar–, con una obra emparentada con la serie de trabajos presentados el año pasado en la muestra inaugural del Espacio Telefónica.
En Gordín, la miniaturización como principio ideológico y visual descubre siempre funcionamientos sociales de sometimiento, y si al comienzo se lanzó a parodiar la ciencia ficción, luego se explayó en nuevos géneros, como el arte-ficción, la historia-ficción y la políticaficción.
En el caso del Proyecto Red, se proponía “el doble propósito de presentar las últimas tendencias y abrir nuevas vías de circulación y reconocimiento para los artistas de todo el país”. El concurso estaba dirigido a artistas y colectivos de artistas emergentes, nacidos de la autogestión. En este sentido, las condiciones de surgimiento y organizativas resultan definitorias en el perfil de las propuestas elegidas. En la selección hubo seis proyectos colectivos y dos individuales. Los colectivos son: Proyecto Venus, Eloísa Cartonera, Sonoridad Amarilla, la Re-colección (producto de las donaciones espontáneas realizadas a los integrantes del equipo de montaje del Malba), la Universidad Nacional de Arte Contemporáneo y el Taller La Estampa (integrado por las internas de la cárcel de Ezeiza). Los proyectos grupales corresponden a Miguel Mitlag y Sebastián De Ganay.
La crisis, la experimentación y la creatividad son factores comunes de los proyectos finalistas: cada uno a su modo, los distintos envíos estánatravesados por la crisis o son respuestas a la crisis o a situaciones límite.
El premio le fue otorgado a Eloísa Cartonera, un proyecto editorial solidario en el que se conjuga la buena calidad literaria, en ediciones de factura muy pobre y artesanal, con participación activa de cartoneros.
Por otra parte, entre los concursos organizados por arteBA resta mencionar la Cuarta Bienal de Gráfica, que otorgó el primer premio a Mabel Rubli y el segundo a Celia Marcó del Pont y tres terceros premios a Patricio Bosch, Ana Dolores Noya y Andrea Fernández.
Entre las exhibiciones institucionales de arte internacional se destaca la muestra “Arte brasileño en colecciones argentinas” y la breve y muy buena selección de gráfica alemana contemporánea.
La primera, organizada por la embajada de Brasil y la Fundación Centro de Estudios Brasileños, fue curada por Karina Granieri, Cecilia Rabossi y Magdalena Jitrik, quienes bucearon en museos y colecciones locales para armar una muestra interesante y por momentos inquietante que incluye obras de: Gabriel Borba, Waltercio Caldas, Marcos Chaves, Edgard de Souza, Adrianne Gallinari, Carmela Gross, Jac Leirner, Cildo Meireles, Fabio Morais, Vik Muñiz, Nuno Ramos, Mira Schendel, Regina Silveira y Tunga, entre otros.
En la muestra de gráfica alemana, presentada por el Deutsche Bank, se incluyen obras de Max Bill, A. R. Penk, Georg Baselitz, Imi Knoebel, Gerhard Richter y Rosemarie Trockel, entre otros.
Entre las presentaciones de la Feria se destacó la del libro Dante, con poemas de Dante Alighieri en italiano y dibujos de Carlos Alonso. Se trata de una cuidada edición de colección, en pequeño formato, tapa dura y con caja, en la que se reproducen las obras que Carlos Alonso realizó inspirado en la Divina Comedia, cuando se radicó en Roma y en Florencia en 1968. La publicación –prologada por Rosa María Ravera y con selección de textos de Dante, de Mario Bini– fue iniciativa de la Fundación Alon (Jacobo Fiterman) y la Fundación Mundo Nuevo, con el auspicio de Grupo Zurich.
En el stand de Página/12, donde se reparte sin cargo el suplemento que arteBa editó el martes pasado en este diario –y que se transformó en señal de la Feria porque todos quienes circulan por allí lo llevan bajo el brazo– se exhibe una breve y exquisita selección de la célebre serie Bellas Artes de Miguel Rep, que será editada en formato de libro en primavera y presentada oportunamente en el Malba.
Como cada año, el Premio Chandon consiste en realizar la primera compra de la Feria. Así, un jurado recorre los espacios antes de la apertura al público y selecciona alguna pieza de las exhibidas en los stands de las galerías. En esta oportunidad la compra recayó sobre una irónica obra textil/pictórica de Sergio Avello, Unión argentina de corderas patagónicas, de la galería Dabbah-Torrejón.
La amplia presencia de las galerías de arte, razón y motor de la Feria, propone en sus stands, en términos generales, dos estrategias básicas: por una parte están las que muestran un panorama de sus artistas. Por la otra, están las que sin dejar de mostrar un conjunto lo hacen con una selección más reducida y por lo tanto más dirigida y afinada.
Entre las galerías argentinas que se destacan por la selección de artistas, por el montaje, o por la relación entre ambos factores, están Alberto Sendrós, Braga Menéndez, Dabbah-Torrejón, Daniel Abate, Daniel Maman, Del Infinito, El Borde, Jorge Mara, Loreto Arenas, Praxis, Principium, Proyecto A, RO Art, Rubbers, Ruth Benzacar, Sarah García Uriburu, Suipacha, Sur, Sylvia Vesco, Van Eyck, van Riel –que el mes próximo cumple 80 años–, Via Margutta y Zavaleta Lab.
Entre las extranjeras se menciona a Baró Cruz (Brasil) –una galería que eligió hacer su bautismo en arteBA, dado que será inaugurada dentro deunos meses en San Pablo–; Fernando Pradilla (España, Colombia) y, como siempre, la muy buena selección de Thomas Cohn (Brasil).

Compartir: 

Twitter
 

Andrea Moccio: obra con páginas de la guía telefónica.
 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared