CULTURA

La tragicomedia menemista

“Hay algo más que residuos del menemismo que perduran en nuestra sociedad”, dice Griselda Gambaro. “Pero este gobierno demuestra al menos ganas de arreglar ciertos asuntos, pero es poco, dada la necesidad urgente de solucionar los problemas sociales. Estructuralmente cuesta atacar las causas. Pero estamos en el terreno de lo posible y no de lo ideal. Hay que pedir la mejor solución y no conformarse con los parches.”
–Después del día de fiesta salió en 1994, en pleno menemismo. ¿Encuentra alguna relación entre el título y el contexto de “fiesta menemista” en la que se publicó originalmente la novela?
–La verdad que no, porque la fiesta menemista la pensé siempre en términos de tragedia, no sé si como una tragedia griega o como un pastiche tragicómico feroz. Es una época que a mí me produce mucha indignación así como la dictadura me provoca un profundo rechazo. Pero lo que más me indigna es que el menemismo ha salido inocente porque hay muy pocos castigados por lo que han hecho en esa época.
–Lo que hay es una condena o repudio social, pero la justicia sigue siendo una asignatura pendiente.
–Pero es importante que haya una justicia ejercida desde la sociedad, porque la otra justicia, la de los jueces, los fiscales, los abogados, no es posible si no hay una exigencia de la sociedad.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.