DEPORTES › LA ACTUACIóN INDIVIDUAL

Angel y Jonás, destacados

Si bien no hubo actuaciones descollantes, por ambos costados de la mitad de la cancha estuvo lo mejor de un equipo muy parejo. Di María, por su capacidad de desequilibrio, y Jonas Gutiérrez, por su ida y vuelta, fueron lo más destacado.

Romero (6): Tapó bien hacia un costado un remate de Cacau, en la única maniobra complicada que tuvo. En el juego aéreo estuvo sólido, más allá de una duda que terminó provocando un corner.

Otamendi (5): Firme en la marca, nunca fue desbordado y aportó a la solidez de la última línea. Le faltó algo de prolijidad en el trato de la pelota, pero estaba claro que por diseño no debía subir por su lateral.

Demichelis (6): También cumplió una correcta actuación, siempre bien ubicado y sin complicaciones, tanto por abajo como por arriba. Salió por un golpe de Ballack en el malar: será operado, aunque estará en el Mundial.

Samuel (6): Buen regreso con la camiseta de la Selección. Impuso su fortaleza física, ganó en los duelos mano a mano y no repitió su tendencia a revolear la pelota. Su punto en contra fue el juego brusco, que con otro árbitro le podría haber costado la expulsión. Aprobó el examen.

Heinze (6): Alemania buscó poco por su sector, por lo que no pasó sobresaltos. Al igual que Otamendi, nunca se sumó al ataque y se limitó a cuidar su sector, algo que llevó a cabo sin inconvenientes. Salió lesionado en el arranque del segundo tiempo.

Gutiérrez (7): Incansable por el costado derecho. Colaboró siempre con Otamendi y le dio aire al equipo con su dinámica, en especial en la segunda parte. Fue uno de los pocos que mantuvo su rendimiento a lo largo de todo el partido.

Mascherano (6): Arrancó de menos a más. Su mejor momento en el juego coincidió con el peor momento de Argentina, cuando impuso su presencia y sostuvo una estructura que se caía. Una típica labor del capitán.

Verón (6): A la inversa de Mascherano, arrancó bien y se fue diluyendo con el correr del partido. Fue de lo mejor en la primera parte, manejando la pelota y la presión en campo rival. Sintió el desgaste y, con su caída, el equipo perdió peso en el centro del campo.

Di María (7): El jugador más desequilibrante de Argentina. Con una buena gambeta provocó la primera chance del partido, que terminó con un remate en el travesaño. Luego asistió a Higuaín en la jugada del gol. Incidió poco en la segunda mitad.

Messi (5): Intentó con su gambeta, pero nunca encontró socios como para desequilibrar. Lo mejor estuvo en las faltas que provocó, que oxigenaron a un equipo que lo necesitaba por la presión alemana en el final.

Higuaín (6): En un equipo que casi no atacó, su presencia pasaba casi inadvertida. Sin embargo, en la única ocasión que tuvo, ganó la espalda de Mertesacker, eludió a Adler y convirtió el gol.

C. Rodríguez (5): Apareció en la cancha por la lesión de Heinze y su actuación no incidió ni a favor ni en contra de una eventual convocatoria para el Mundial. Mostró algunas dudas, pero no cometió grandes errores. Por estrategia, sólo trepó una vez.

Burdisso (6): Le tocó ingresar en el peor momento argentino y respondió con firmeza y personalidad. Se confirmó como una alternativa válida, por presencia y fortaleza física.

Tevez (5): No tuvo incidencia en el desarrollo. Mostró sus ganas habituales, pero no pudo aprovechar los espacios que dejaba el fondo alemán.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.