ECONOMIA › EL SECRETARIO DE COMERCIO INTERIOR, GUILLERMO MORENO, HABLO EN LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

“Vamos a aguantar bien el viento que viene”

Moreno explicó en detalle el modelo de administración de comercio y la política de control de precios que aplica. Además, habló de crisis mundial, inflación, competitividad, Indec y de la caída de las ventas a Brasil.

 Por Javier Lewkowicz

“Debíamos tener solidez donde Argentina fue siempre endeble, que es el sector externo, que desató siempre las crisis económicas. Les garantizo que vamos a aguantar bien el viento que viene. El mundo se nos cayó encima, pero ya teníamos los instrumentos para que el impacto fuera el menor posible.” Así definió el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el modelo de administración de comercio, que ayer explicó hasta el detalle junto a la política de control de precios en un congreso de la agrupación de empresarios pyme Ministro José Ber Gelbard. Además habló de crisis mundial, inflación, competitividad, Indec, reclamos de empresarios por las importaciones y de la caída de las ventas a Brasil.

El ámbito en el que se presentó no es casualidad. Son empresarios en los que Moreno se apoya, y son apoyados por Moreno, para encarar la sustitución de importaciones, contener precios e impulsar exportaciones a través de misiones comerciales como la de Angola o San Pablo. El auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA albergó unas 600 personas entre empresarios, estudiantes y militantes, que lo recibieron como una estrella de rock, al coro de “Guilleeeeermo, Guilleeeeermo”. “Para los peronistas es un ídolo”, comentó un dirigente pyme.

Europa y Argentina 2001

“Los precios expresan la posición relativa de cada sector en la apropiación del excedente. Todos los precios, incluido el salario o la tasa de interés, determinan ganadores y perdedores. ¿Quiénes eran los ganadores en el modelo especulativo rentístico de los ’90? El sector financiero. En los ’90 los que salían a hablar por televisión eran los banqueros. Hoy esto es impensable. Ningún banquero expresa el interés empresario. Era obvio que el desequilibrio de 2001 iba a terminar con esa crueldad”, comenzó.

“Lo que está pasando en el mundo tiene los mismos patrones. Para los argentinos esto es casi un final cantado. Pero del desorden global va a emerger un orden. Y a ese orden también tenemos que estar atentos. Lo que está en discusión es ver quiénes van a ser los ganadores del nuevo orden”, explicó Moreno, que viene planteando desde enero que a partir de mediados de año hasta mitad de 2013 la crisis global se agudizaría.

Importaciones

“Según este diagnóstico teníamos que defender el interés nacional y el bien común. Como en el cuento de los tres chanchitos, debíamos hacer la casa lo más sólida posible en aquel punto donde Argentina fue siempre endeble, el sector externo. Les garantizo que nuestra casa va a aguantar bien el viento que viene”, prometió el funcionario. Consideró que “la caída de las ventas de autos a Brasil es un problema”.

La política de administración se reforzó en enero con el esquema de declaración jurada anticipada de importación. Con ello, el Gobierno logró tener un panorama general ex ante y así controlar ese flujo. “El buen gobernante administra por lo menos con seis meses de anticipación. Las decisiones se empezaron a tomar antes de que el mundo se cayera. Cuando eso pasó, teníamos los instrumentos para que el impacto fuera el menor posible. Podíamos ordenar el sector externo desde el único punto en el que tenemos poder de decisión: las compras externas. No era fácil, pero salió. En plenas fiestas, en medio de las vacaciones, éste no era el discurso, era la praxis de un gobierno que sabe lo que tiene que hacer, mientras el resto opina”, manifestó Moreno. El objetivo es obtener un superávit comercial de 10 mil millones de dólares en 2012.

La administración de comercio generó roces con distintos socios comerciales. “Estamos a la altura de las circunstancias. No nos podemos desentender de los uruguayos, los paraguayos o los chilenos. A Brasil le pedimos que nos compre aquellos productos que ellos consumen y que nosotros producimos y tenemos problemas en algunos mercados”, explicó.

En relación con las quejas de empresarios por el esquema comercial, Moreno indicó que puede haber equivocaciones, pero que “si el empresario cumplió, que avise y listo. Pero si se quiere importar sin exportar, entonces estamos en problemas. El tipo que tiene un negocio unidireccional tiene que pasar a tener algo bidireccional”.

Competitividad

En lugar de limitar el análisis al tipo de cambio, Moreno sostuvo que “la competitividad se calcula analizando el desvío del costo de un producto nacional en relación con el costo en el mundo. Si estamos alejados, tenemos desempleo. Para eso hay que saber a cuánto se produce en el mundo. La Presidenta creó un área de competitividad que calcula costos mundiales”, indicó, en relación con la Subsecretaría de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, que depende de Economía.

Analizó al detalle lo que considera los dos “vectores” de la competitividad. El primero de ellos es el precio de los alimentos, que “define el poder adquisitivo del salario”. Recordó que el 2 por ciento de los productores cosecha el 50 por ciento del trigo, mientras que la suba en el precio de los campos alquilados incide sobre la leche, por ejemplo. “Con la idea de que los alimentos estén baratos, tuvimos un problema con la oligarquía”, indicó, en relación con el conflicto por la Resolución 125. “El otro eje de la competitividad tiene que ver con cómo es y dónde está ubicada la Argentina. No somos Suiza, que en 10 minutos llegás a cualquier lado. Todo en la Argentina es logística. Por eso el precio del gasoil es el precio de los precios. Si el costo de la energía está alejado del costo estándar mundial tenemos problemas. Es necesario administrar los precios vinculados con la competitividad sistémica.”

Inflación y el Indec

“La inflación, la oficial, es alta. Ya va a bajar ordenadamente. No es un problema. Problema es el de 2000, cuando había deflación. Por eso no es una buena señal que hayan bajado los precios de los insumos de la construcción”, analizó Moreno, que también se mostró preocupado por la tendencia a la baja en el precio de la carne, que podría generar dificultades en los productores de pollo y pescado.

“¿Saben quién es el primero que se entera cuándo en la Argentina van a faltar dólares y en qué cantidad? Es el director del Indec, el que coordina el sistema estadístico nacional. Por eso fue la batalla que fue. El que toma las decisiones debe seguir el bien común y no al que pone el sobre. Revisemos el staff del Indec en los últimos 15 años y veamos cuáles eran las vinculaciones”, fustigó Moreno.

“Si a la gente el salario le alcanza sólo para comprar comida, está tranquila y triste. Eso fue Menem. Si a la gente no le alcanza, hace lo que tiene que hacer. Eso fue la Alianza. Si a la gente le sobra un mango para ir al cine, cambiar los zapatos e irse de vacaciones, está feliz. Ese es nuestro gobierno”, comparó Moreno, que se fue ovacionado luego de sacarse innumerables fotos con el público.

Compartir: 

Twitter
 

“¿Saben quién es el primero que se entera cuándo van a faltar dólares y en qué cantidad? El director del Indec”, afirmó.
Imagen: Rafael Yohai
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.