ECONOMIA › LA POLICIA DE NEUQUEN REPRIMIO UNA PROTESTA FRENTE A LA LEGISLATURA

Balas, gases y represión

Hubo 28 heridos, dos por balas de plomo. Los choques comenzaron cuando los manifestantes que buscaban evitar la votación tiraron las vallas dispuestas para proteger la Legislatura. Las corridas se mantuvieron durante todo el día.

 Por Laura Vales

El debate del acuerdo YPF-Chevron se realizó en medio de protestas que dejaron 28 heridos, dos de ellos con balas de plomo. Los incidentes comenzaron a las diez y media de la mañana, cuando la policía de Neuquén reprimió una marcha de cinco mil personas que llegaron a la Legislatura para manifestar contra el sistema de fracking que se utilizará en Vaca Muerta y, en general, contra la sociedad de YPF con la transnacional norteamericana. Los efectivos tiraron gases lacrimógenos y balas de goma a un grupo que derribó las vallas, lo que fue respondido con pedradas. A partir de ahí, mientras dentro de la Legislatura continuaba el debate, se sucedieron avances y corridas durante todo el día y hasta entrada la noche, ya que la gente que era dispersada trataba de volver una vez pasado el efecto de los gases.

La protesta fue convocada por una multisectorial de organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y sindicales en simultáneo con un paro provincial de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Entre los movilizados estuvieron además la confederación mapuche y alumnos de los colegios secundarios.

Una de las personas heridas por balas de plomo fue el hijo del decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Comahue, Rodrigo Barreiro, de 33 años, que fue atendido en el Hospital Castro Rendón con una lesión en el tórax, con orificio de entrada pero no de salida. Los médicos informaron que se encuentra fuera de peligro. La otra víctima, cuya vida tampoco está en riesgo, es una joven que recibió un balazo de plomo en la mano y perdió una falange, según contó anoche a Página/12 el dirigente de los ceramistas y legislador provincial Raúl Godoy.

“Sacaron a la calle a la misma policía que asesinó a Carlos Fuentealba, con las mismas armas”, advirtió el dirigente. En cambio, el fiscal que intervino por el hecho, Maximiliano Breide Obeid, le dijo a la prensa local que el joven baleado podría haber sido herido por “una tumbera”. El diputado Raúl Dobrusin (Unión Popular) ensayó una teoría aún más extraña, la de que se trató de “una bala especial, ni de goma ni de plomo”.

El herido de mayor gravedad fue un manifestante que perdió un ojo por una bala de goma. Entre las 28 personas que fueron atendidas con lesiones en el hospital y centros de salud hubo dos dirigentes docentes (los secretarios generales de Aten-Zapala y Atén-Picún Leifú), un fotógrafo y, según informó por su parte la policía, también algunos uniformados.

Un grupo de diez diputados de la oposición pidieron en el recinto que el debate fuera interrumpido por los hechos de violencia que estaban sucediendo, pero la sesión no fue levantada. Esos legisladores decidieron entonces retirarse de la sesión, aunque no descartaron volver a ingresar cuando se pasara al debate en particular de los artículos, para exponer las razones de su rechazo.

La multisectorial que convocó a la protesta cuestiona el acuerdo YPF-Chevron porque la empresa norteamericana tiene entre sus antecedentes un grave caso de contaminación en Ecuador. El principal temor es que el sistema de fracking que aplicará en Vaca Muerta contamine las napas. Por otra parte, los manifestantes expresaron su rechazo a lo que consideran la entrega de recursos naturales a la transnacional.

Jesús Escobar (Libres del Sur), uno de lo legisladores que pidieron que se suspendiera la sesión, sostuvo que el proyecto de ley en debate (una prórroga que la provincia da a YPF para explorar el área que incluye a Vaca Muerta) es “un acuerdo máscara para que YPF y Chevron puedan operar en la zona, ya que las dos firmaron el acuerdo secreto pero que conocimos por el envío de un paper a la Bolsa de Valores, en el que señalaron que la exploración será conjunta”.

Para acompañar la jornada de protesta contra el acuerdo, ayer viajaron a Neuquén diputados nacionales, intelectuales y candidatos de la izquierda como Pino Solanas y Fernanda Reyes (Unen), la socióloga Maristella Svampa, Jorge Altamira y Myriam Bregman (FIT). Como abogada, Bregman estuvo junto a otros integrantes de organismos de derechos humanos con la jueza Mara Suste, a quien presentaron hábeas corpus por dos detenidos. “Nos dijo que se actuó sin siquiera una orden de nada. Es el gobierno del Movimiento Popular Neuquino y su policía reprimiendo como en las represiones que ya conocemos en esta zona, que se cobraron la muerte de Teresa Rodríguez y Carlos Fuentealba”, señaló. Inés Ragni, de Madres de Plaza de Mayo-Neuquén, denunció que la policía “reprimió a todos, niños, mujeres con sus bebés, abuelos”. El vocero de la Confederación Mapuche, Jorge Nahuel, criticó a los “diputados que en lugar de participar” de la movilización miraban “desde la terraza de la Legislatura, como un espectáculo, cómo disparaban contra el pueblo de Neuquén”.

Anoche los detenidos habían recuperado la libertad y los manifestantes se habían retirado de la calle. En repudio a la represión, la CTA de Neuquén convocó para hoy a un nuevo paro de 24 horas.

Compartir: 

Twitter
 

Los policías lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma contra un grupo que derribó las vallas.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared