ECONOMíA › LAS RESPUESTAS DE LA REGIóN A LAS CRISIS

El ejemplo de Bolivia

Desde Cochabamba, Bolivia

Cochabamba reunió a más de 3000 economistas de la región en el segundo congreso de la Asociación Latinoamericana de Pensamiento Económico (APEL). En el evento, que duró dos días con charlas magistrales de intelectuales, académicos y funcionarios de Bolivia, Argentina, Ecuador, Venezuela y Brasil, se discutieron las principales tensiones regionales y cómo abordarlas desde una perspectiva heterodoxa. La caída de los precios internacionales de las materias primas, el giro hacia gobiernos conservadores con propuestas propias del neoliberalismo de los 90 y las dificultades para concretar los proyectos de integración regional fueron algunos de los temas que despertaron fuerte interés entre los asistentes. El Banco Central boliviano, a cargo de Marcelo Zabalaga, ofició como coordinador del congreso aportando infraestructura y logística.

“Cuando asumimos en Bolivia, el gran problema era que había deuda y más deuda. Venía el Fondo Monetario Internacional para chantajearnos y condicionarnos con nuevos créditos ¿Cuál era el chantaje? Nos pedían avanzar en privatizaciones, con lo que buscaban robarnos los recursos del Estado”, dijo Evo Morales, en el panel de cierre del evento. “Los economistas convencionales nos decían en ese momento que la mejor salida era ir a pedir un paquete de endeudamiento al Club de París. Había que hacerlo para evitar el derrumbe de Bolivia. Pero tras revisar los números con el vicepresidente (Alvaro García Linera) decidimos no pedir prestado ni un centavo. Nacionalizamos los hidrocarburos y sobró plata. Con eso sacamos el bono Juancito Pinto (un programa de ingresos para sectores vulnerables similar a la AUH)”.

Evo Morales explicó que uno de los principales desafíos para Bolivia es avanzar en la producción de litio y su puesta en valor, una estrategia con los recursos naturales que, según el presidente boliviano, debería ser la característica repetida en la región. “Nunca más las trasnacionales pueden adueñarse de nuestros recursos naturales”, planteó. Y puso el ejemplo de Samsung, que tiene a cargo la construcción de una planta de producción de fertilizantes en Bolivia. “Yo le explico al que me pregunta por qué dejamos entrar a empresas multinacionales el caso de los fertilizantes. Viene la empresa, construye la planta y se va. Los recursos son nuestros. Samsung es nuestro peón”.

El vicepresidente García Linera explicó cuáles fueron las transformaciones clave en Bolivia en los últimos años para recuperar autonomía en materia de política económica y convertirse en 2016 en una de las pocas economías de la región que crece a tasas del 4 por ciento. “No pensamos un modelo abstracto de la realidad. Tenemos un modelo compuesto, heterodoxo, flexible. Hoy crecemos a tasas ampliamente por encima de las de la región y eso es porque pensamos una economía que no tiene un fin en sí mismo que no sea mejorar la calidad de vida de las personas”, aseguró. Indicó que el país financia inversiones necesarias con recursos propios y no depender de la deuda externa. “Para lograrlo nacionalizamos los combustibles y la minería. Las ganancias de las mineras quedan en un 55 por ciento para el Estado y entre el 85 y 92 por ciento de los beneficios en el sector de los hidrocarburos son embolsados por el sector público. Pero no fue lo único. Las ganancias de los bancos también son una fuente de ingreso para el pueblo boliviano, al embolsarse el 55 por ciento de la rentabilidad que obtiene el sistema financiero año a año”, planteó.

Bolivia es uno de los cuatros países del mundo –junto con Dinamarca, Suiza y Reino Unido– en el que cubre al 100 por ciento de la población mayor con jubilaciones. En los últimos años, además, la diferencia entre los deciles que más y menos ganan bajó de 128 a 39 veces.

En el segundo congreso de Apel, además de las máximas autoridades bolivianas, expusieron referentes de las economías más pujantes de la región. De Brasil estuvo presente, entre otros, el padre de la teoría de la dependencia, Theotonio Dos Santos, mientras que de Venezuela estuvo el director de la Celag, Alfredo Serrano, de Ecuador el superintendente de control de poder de mercado, Pedro Páez y de Argentina el presidente de Apel y vicedirector de Citra-Umet, Demian Panigo.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.