ECONOMIA › EL CANCILLER Y EL EMBAJADOR DESMINTIERON MALESTAR

España no ve problemas

En un operativo de pinzas, el gobierno español salió a desmentir cualquier entredicho con la Casa Rosada por la decisión de estatizar las AFJP, un hecho que había ayudado a la caída en las acciones en la Bolsa de Madrid de empresas españolas con intereses en Argentina. “Tanto con Repsol como con Telefónica, las autoridades argentinas tuvieron una actuación de tranquilidad, de voluntad de trabajar”, declaró el canciller Miguel Angel Moratinos en España. En tanto, el embajador Rafael Estrella aseguró que los cambios en el sistema previsional “no afecta para nada al gobierno español, ni a las relaciones con la Argentina”. Como para completar el cuadro, la Cancillería argentina sacó un comunicado desmintiendo que el embajador en Madrid, Carlos Bettini, hubiera sido convocado desde alguna oficina del gobierno español para transmitirle su preocupación por la situación.

Moratinos contó que había hablado en estos días con el canciller Jorge Taiana y le planteó la necesidad de que “en los casos de las empresas más importantes, se clarificasen una serie de rumores que circulaban”. Esas versiones que recorrieron Madrid a las que hacía referencia emparentaban el gobierno de Cristina Kirchner con el del venezolano Hugo Chávez, asegurando que emprendería una campaña de expropiaciones y estatizaciones de empresas privadas de capitales ibéricos.

Ante los rumores, el miércoles pasado el ministro de Planificación, Julio De Vido, se reunió con autoridades de YPF y de Telefónica para tranquilizarlos y desmentir que existieran esos planes. También el jefe de Gabinete, Sergio Massa, realizó contactos con otras empresas.

De acuerdo con el relato que hizo ayer Moratinos en la conferencia de prensa que brindó en Madrid –originalmente para hablar del encuentro que había mantenido con el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro–, los empresarios de las firmas españolas quedaron satisfechos con las explicaciones que le dieron los funcionarios argentinos.

Quien suele actuar como correa de transmisión de las preocupaciones de las empresas de capital español es el embajador Estrella, quien ayer descartó cualquier malestar. El diplomático sostuvo que la decisión de estatizar las AFJP “es una decisión soberana del gobierno argentino” y aseguró que “la decisión no afecta para nada al gobierno español, ni las relaciones con la Argentina”.

Hubo varias desmentidas. Por ejemplo, subrayó que en ningún momento Cristina Kirchner había conversado con Rodríguez Zapatero sobre estas cuestiones en los últimos días. En realidad, con quien habló la Presidenta fue con la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, con quien mantiene una relación muy fluida.

Estrella recordó que ambos presidentes se vieron en Nueva York y que volverán a coincidir en El Salvador, cuando la semana que viene participen de la Cumbre Iberoamericana. El jueves trascendió desde Madrid el interés de Rodríguez Zapatero para reunirse con Cristina Kirchner en algún momento durante la cumbre para conversar de las cuestiones que le preocupan, incluyendo los rumores de expropiación –ya desmentidos– de Aerolíneas Argentinas, por la que el Grupo Marsans reclama que le paguen. Sin embargo, el embajador no quiso confirmar la reunión. “Veo difícil que puedan mantener un encuentro bilateral, por la agenda nutrida que tienen”, sostuvo Estrella.

En el ámbito diplomático especulaban que si Argentina y Marsans no logran ponerse de acuerdo en la forma de transferir Aerolíneas, probablemente el encuentro entre los presidentes no se concrete, cuestión de evitar rispideces.

Y si de evitar roces se trata, ayer Estrella hizo todos los esfuerzos posibles, incluso dando varias entrevistas radiales para poner en claro la situación. “La relación con la Argentina está muy bien, es fluida y existe comunicación”, respondió. Ponderó el hecho que “aún en momentos difíciles como los que se viven en el mundo, seguimos trabajando en forma de interlocución permanente”.

Por su parte, la Cancillería argentina también quiso mostrar que todo estaba bien. Sacó un comunicado desmintiendo “categóricamente” la información que indicaba que el gobierno de España había citado a Bettini, el embajador argentino en Madrid, ante el envío del proyecto de reforma previsional al Congreso.

“La convocatoria mencionada nunca existió y las relaciones entre los dos países se desarrollan con normalidad y en un excelente nivel”, afirmó el Palacio San Martín.


Se viene Calderón

Funcionarios de las cancillerías argentina y mexicana se reunieron para ultimar detalles de la agenda que mantendrá el presidente de México, Felipe Calderón, durante la visita oficial que realizará al país el 24 y 25 de noviembre próximos, cuando será recibido por la presidenta Cristina Kirchner. El subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Gerónimo Gutiérrez, llegó esta semana a la Argentina encabezando una delegación de funcionarios de la Cancillería de ese país, y mantuvo varias reuniones con su par local, el subsecretario de Política Latinoamericana, Agustín Colombo Sierra. El funcionario destacó que entre ambos países tienen en marcha un Acuerdo de Asociación estratégica que produjo un fuerte crecimiento comercial en el vínculo, con un intercambio que subió entre cuatro y cinco veces en los últimos años. Luego de la visita, los cancilleres pondrán en marcha una comisión.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller Moratinos se refirió al tema ayer en Madrid.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared