ECONOMíA

La visión de dos Premios Nobel de Economía

Joseph Stiglitz

“El euro puede desaparecer”

A lo largo de las últimas semanas el Premio Nobel de Economía en 2001, Joseph Stiglitz, ha publicado artículos y concedido entrevistas a varios medios. Los siguientes pasajes son algunas de las intervenciones más provocativas del prestigioso economista.

- El euro está herido: “Es posible que el euro no sobreviva, corre el riesgo de desaparecer si no se genera una ola de solidaridad, si no se ponen en marcha soluciones institucionales. La lentitud y debilidad de la respuesta ponen en duda la supervivencia del euro. Los mercados no son precisamente una fuente de sabiduría: son predadores, muchas veces estúpidos y completamente impredecibles. Si Alemania y Europa no buscan soluciones, pueden provocar estragos”.

- No reducir salarios: “No debería obligarse a los países cuyos déficit aumentaron producto de la recesión global a caer en una espiral mortal, como ocurrió con la Argentina. Grecia está entre los países más pobres de Europa y se la está ayudando a un costo muy elevado. Una solución posible es que esos países apliquen el equivalente de una devaluación, una contracción uniforme de los salarios. Considero que esto es inalcanzable y sus consecuencias distributivas, inaceptables. Las tensiones sociales serían enormes. Es una fantasía”.

- Alternativa: “Implementar reformas institucionales basadas en los ideales de solidaridad. El Banco de Inversión Europeo debería realizar inversiones contracíclicas en Grecia para contrarrestar el impacto del ajuste. Europa debe apoyar a la vecina economía griega y no darle la espalda”.


Paul Krugman

“Una alternativa es devaluar”

Las propuestas del reconocido economista Paul Krugman fueron publicadas en su blog La conciencia de un liberal: “Varios analistas consideran que Grecia terminará reestructurando su deuda, un eufemismo para el repudio parcial. El consenso de que Grecia entrará en default es probablemente demasiado optimista. Cada vez estoy más convencido de que Grecia también terminará por abandonar el euro. Incluso cuando reestructuren la deuda estarán en graves problemas y se verán forzados a encarar un plan de austeridad, tan sólo para cerrar el déficit primario (antes del pago de intereses). El único camino para reducir la necesidad de ajuste sería algo que ayude a la economía a crecer, o a lo sumo a no caer tanto. Esto reduciría el pánico, incrementaría la ganancia, limitando la profundidad del ajuste. La única ruta para la expansión económica es el incremento de las exportaciones, que sólo se puede alcanzar si los costos y precios griegos se reducen en relación con el resto de Europa. Si Grecia fuera una sociedad con un alto nivel de cohesión con paritarias colectivas sería posible lograr este objetivo mediante un acuerdo general para reducir los salarios, una suerte de devaluación interna. La otra alternativa es una devaluación, que significaría abandonar el euro. Cualquier anuncio en ese sentido dispararía una desastrosa corrida bancaria. Grecia ya se empieza a parecer a la Argentina de 2001. Espero que en el Banco Central Europeo y en el Ministerio de Finanzas griego estén pensando en lo impensable (default y devaluación), porque ese horrible resultado empieza a parecer mejor que las alternativas actuales”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice
  • LA HISTERIA SE APODERó DE LAS BOLSAS DEL MUNDO. BAJAS GENERALIZADAS
    Los días que vivimos en peligro
    Por Raúl Dellatorre
  • LOS TíTULOS PúBLICOS LOCALES PERDIERON HASTA UN 9 POR CIENTO
    El canje en medio de la tormenta
    Por Cristian Carrillo

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.