ECONOMIA › AUTOGESTIONADOS, CON BENEFICIOS Y EXCLUSIONES

Agradecimiento y advertencia

 Por Raúl Dellatorre

“El aumento del 40 por ciento en la Asignación Universal por Hijo anunciado por la Presidenta beneficia especialmente a los sectores más relegados y a millones de trabajadores, entre ellos nuestros compañeros que se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social, dentro del régimen de monotributo social”. Quien se pronunció así, asumiendo el direccionamiento del beneficio, fue la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, que agrupa principalmente a las empresas recuperadas tras su cierre por sus antiguos patrones y que asumieron el desafío de la autogestión.

“Nos parece una medida importante en este momento, porque reafirma el rumbo de distribución del ingreso y demuestra a las claras que no existe el tan mentado ajuste social, como nos quieren hacer creer algunos sectores”, señalaron desde esta organización, uno de los pilares de la construcción de una nueva economía. “Esta iniciativa –interpretan– busca estimular el consumo popular, fortaleciendo de esta manera el mercado interno; estas políticas de reactivación son vitales para toda la economía social y las cooperativas de trabajo, que cada vez se vuelcan más hacia sectores de la producción.”

Pero al mismo tiempo de expresar su satisfacción por el incremento en la AUH, la confederación planteó la necesidad de rever la situación de los trabajadores autogestionados con respecto al régimen de asignaciones. “Es sabido –señalan– que todos los integrantes de cooperativas creadas a partir de los “planes de inclusión social” implementados desde el Ministerio de Desarrollo Social, se hallan inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de la Economía Social y aportan al Monotributo Social, situación que habilita el cobro del beneficio de la Asignación Universal por Hijo. Sin embargo, en el marco de nuestra Confederación existe una gran cantidad de cooperativas de trabajo, cuyos integrantes perciben ingresos de subsistencia mínima, pero que no figuran en el Registro de Efectores de la Economía Social, sino que tributan en el Sistema de Régimen Simplificado del Monotributista, razón por la cual no acceden al beneficio, aunque se encuentren en las categorías más bajas del monotributo. En esta situación se encuentran los asociados de cooperativas tales como las empresas recuperadas y otras creadas a partir de la asociación voluntaria.”

La propuesta presentada por la CNCT es que el beneficio de la Asignación Universal por Hijo sea percibido por todos los trabajadores cooperativos que se encuentren inscriptos como monotributistas en las categorías más bajas. La demanda refleja uno de los vacíos en el sistema de asignaciones familiares a los que alude la nota principal de esta página, ante la ausencia de un sistema universal, evitando una segmentación de beneficiarios, a partir de su carácter contributivo (descuento de aportes en sus salarios), no contributivo (sin aportes) o por deducción fiscal (contribuyentes de Impuesto a las Ganancias provenientes del trabajo personal). Segmentación que corre el riesgo de dejar al margen a sectores que, como los trabajadores de empresas recuperadas, no terminan de encajar en ninguna de estas categorías.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Agradecimiento y advertencia
    Por Raúl Dellatorre
 
ECONOMIA
 indice
  • OPINION
    Con pala
    Por Alfredo Zaiat
  • CONFUSOS CUESTIONAMIENTOS A LAS POLITICAS REDISTRIBUTIVAS Y AL GASTO SOCIAL
    Los objetivos sociales y cómo impedirlos
    Por Raúl Dellatorre

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared