EL MUNDO › LA COALICION DE BERLUSCONI SIGUE DENUNCIANDO

De dudosos, a votos cruciales

Los “berlusconianos” no se rinden. Los que hasta ayer eran votos dudosos, ahora parecen ser cruciales para dar vuelta la elección en el Senado, en donde, según un dirigente de la Casa de las Libertades (Cdl), no habría mayoría definida ni para el centroizquierda ni para el centroderecha. Así lo declaró el ministro para los Italianos en el Mundo, Mirko Tremaglia, que ayer provocó una nueva controversia en el agitado escenario post-electoral al asegurar que “un senador elegido en el extranjero, que fue elegido a favor de Prodi, no votará a Prodi”.

Como suele pasar con las denuncias de la coalición de centroderecha, no hay pruebas ni nombres ni nada. Tremaglia se limitó a tirar la bomba, seguramente con el deseo de volver a teñir de dudas las elecciones, en un día en que justamente el Tribunal de Casación intentó hacer todo lo contrario. La polémica surge porque si lo que dice el ministro es cierto, la diferencia de dos senadores con que contaba L’Unione se convertiría en una paridad. En consecuencia, la mayoría en el Senado quedaría en las manos del único senador electo en el exterior que todavía no se ha pronunciado ni a favor de Romano Prodi ni de Silvio Berlusconi: el empresario argentino Luigi Pallaro.

Tanto L’Unione como la Casa de las Libertades se adjudican –aunque reconocen que no todo está dicho– el apoyo del senador por Asociaciones Italianas en Sudamérica. “Es evidente que la mayor parte del voto de Pallaro es de la Cdl y de Forza Italia”, opinó Tremaglia. Más allá de esto –que no se puede comprobar–, la realidad es que Pallaro sí mantiene un trato con Berlusconi, quien lo ha llamado varias veces, la última antes de Pascua.

Desde L’Unione, en cambio, confiaban en que el voto de Pallaro sería pragmático: “Nosotros nos quedamos con la afirmación hecha por él mismo durante la campaña electoral, es decir, que para garantizar el éxito de algunos de los objetivos importantes de los italianos en el exterior, votaría por el (candidato) de la mayoría”. El problema es que –suponiendo que la versión de Tremaglia es cierta– ya no existiría una mayoría en el Senado, sino en cambio un empate entre las dos coaliciones, que se quedarían con 157 bancas cada una.

“Vamos a ver a quién le vamos a dar nuestro apoyo. Todo depende de una negociación”, había declarado Pallaro luego de conocer su victoria electoral. Esta afirmación abre nuevamente la incógnita sobre quién manejará el Senado y sobre la futura gobernabilidad de la administración de Prodi. Por ahora, el Profesor confía en que sólo sea otro de los intentos desesperados de su rival por mantenerse en el poder.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.