EL MUNDO › EL ALCALDE DE NUEVA YORK APOSTó A SU REELECCIóN BIS

La chequera influyente de Bloomberg

De no haber sorpresas de último minuto, Michael Bloomberg se disponía ayer a convertirse en alcalde de la ciudad de Nueva York por tercera vez consecutiva. Hasta un día antes de los comicios, la ventaja sobre su rival demócrata era aplastante: 53 por ciento de intención de voto para Bloomberg, 35 por ciento para William Thompson. Más allá del diez por ciento de indecisos, Bloomberg se mostró confiado: el salón de fiestas del Sheraton New York Hotel and Towers ya había sido reservado. “El mundo no está nada fácil y yo estaría honrado en seguir ayudando a esta ciudad durante los próximos cuatro años”, afirmó el favorito tras emitir su voto. El alcalde apostó muy fuerte para lograr su re-reelección. Según publicó en su edición de ayer The New York Times, el político y magnate financiero gastó 90 millones de dólares de su bolsillo durante la campaña. Thompson, apenas seis millones. Se explica: de acuerdo con el ranking 2009 de la revista estadounidense Forbes, Bloomberg es la octava persona más rica de su país. Fundador de la cadena televisiva sobre información financiera que lleva su nombre, su fortuna personal está estimada en 16 mil millones de dólares.

Su campaña se basó precisamente en eso. En cada negocio de la Gran Manzana que visitó, con cada ciudadano con el que conversó, Bloomberg puso como ejemplo su historia de éxito económico personal como prueba de que, según él, el trabajo duro y el esfuerzo rinden sus frutos.

Su rival, Thompson, también se refirió a la situación financiera de Bloomberg, pero bajo otra óptica: según el candidato demócrata, el alcalde sólo representa a los ricos y “a los titanes de Wall Street”. “La clase media y trabajadora de esta ciudad no tiene quien la represente”, afirmó Thompson en uno de sus últimos actos en el barrio de Harlem.

Hasta el año pasado, la reelección bis no existía en el estado de Nueva York, ya que la ley electoral de ese distrito sólo permitía una reelección consecutiva. En el 2008, sin embargo, Bloomberg la reformó. Con el camino despejado, se candidateó.

Demócrata de toda la vida, Bloomberg se pasó de bando y se hizo republicano para presentarse por primera vez a las elecciones en el 2001. Hasta su reelección en el 2005, el hombre de negocios se mantuvo en el mismo partido. En el 2007 volvió a mutar y se declaró independiente. Bajo esa bandera se presentó a las elecciones de ayer.

Antes de las últimas elecciones nacionales que consagraron como presidente a Barack Obama, en Estados Unidos se especulaba con que el hombre fuerte de Nueva York podía llegar a dar batalla como independiente o incluso ir como candidato a vicepresidente del republicano John McCain. Bloomberg no se dejó tentar por ninguna de las dos ideas. Por ahora, sigue consolidando su feudo neoyorquino.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • La chequera influyente de Bloomberg
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.