EL MUNDO › ELIGEN A “PEPE” MUJICA POR HISTORIA Y PORQUE HABLA SU LENGUAJE

El favorito de los jóvenes

Destacan especialmente las características personales del presidenciable: humildad, sencillez, experiencia política. Las razones detrás de un fenómeno que alcanza a la nueva generación de votantes uruguayos.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Montevideo

Por la 18 de Julio, calle principal de esta ciudad, a la altura de la calle Rivera, pasan transeúntes como en una mañana céntrica. Hacia donde se mire, se ven la franja tricolor rojo, blanco y azul del Frente Amplio (FA): en los puestos de venta, en unos pasacalles, en banderines colgados en algunos autos que pasan. José “Pepe” Mujica es el candidato del FA favorito para el ballottage de mañana, y entre los jóvenes uruguayos cuenta con un importante caudal de votos. ¿Qué sucede con su pasado de guerrillero? Los ojos de los jóvenes se vuelven a las características personales del presidenciable: humildad, sencillez, experiencia política. Por la acera principal se llega a la Universidad de la República. Cuatro chicas estudiantes de Derecho dialogan a la entrada de la facultad. Todas quieren opinar sobre Mujica, quien por estas horas es el más firme candidato a vencer en los comicios ante su rival y ex presidente Luis Alberto Lacalle del Partido Nacional (Blanco, de derecha). Sofía Pastor, de 20 años y cara aniñada, toma la voz cantante. “Mujica es una persona sabia e inteligente. Se lo critica porque es humilde, porque ¡no usa traje!, porque no tiene plata y vive en una chacra. La mitad de su sueldo se la da al Frente Amplio, que no digan que no es humilde. Para mí es un orgullo que sea el futuro presidente.”

La interrumpe Noelia Troche, de la misma edad y con un piercing en la nariz. “Pero si no tiene educación, no tiene vocabulario.”

–Sí, tiene un vocabulario vulgar ¿y qué? –contesta Sofía.

–Me gustaría que el presidente sea Astori –agrega Noelia, en alusión a Danilo Astori, compañero de fórmula del FA, ex ministro de Economía del actual gobierno.

–¿Me dejas hablar que no terminé? –se queja Sofía. Las otras dos chicas se ríen.

–¿Qué saben del Mujica tupamaro de la década del ’60? –pregunta esta cronista.

–Sofía: Mujica estuvo 13 años preso, adentro de un pozo. Ya pagó por su pasado. Además, los tupamaros (MLN, Movimiento de Liberación Nacional) estaban todos presos cuando los militares dieron el golpe de Estado, pero los militares justificaron el golpe por la presencia de la guerrilla.

–Diana Alves (habla por primera vez.) –Es cierto. Ya pagó su condena. Hay muchos militares que no. Lo de la Ley de Caducidad no lo entiendo. Creo que faltó información.

El pasado 25 de octubre, junto a los comicios presidenciales, los uruguayos votaron en un plebiscito que no se anule la Ley de Caducidad, una suerte de amnistía a los militares y policías responsables de violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura (1973-1985).

Carolina Roig agrega a lo dicho por sus compañeras: “A Mujica se lo critica por no ser un presidente común, porque tiene una manera distinta de hacerse entender; pero en realidad hay que mirar sus pensamientos”.

A unos pasos de donde sigue de tertulia el grupo femenino, Sebastián Sommaruga, de 18 años, se muestra amable al diálogo. “Mujica es un líder nato. Los gobiernos se han caracterizado por ser protocolares. El no lo es. Sufrió trece años de prisión, tuvo la posibilidad de redimirse. Los tupamaros pretendían por mano propia buscar justicia y equilibrio para la sociedad. Los fines los comparto, no así los medios. Yo creo que era parte de una realidad de varios países, donde surgieron movimientos de liberación.”

Todos los estudiantes tienen algo para decir sobre el presidenciable del centroizquierda uruguayo. También los jóvenes que no estudian.

En uno de los bancos de afuera de la universidad está sentado un joven que arma un cigarro. Nicolás Mourglia tiene 24 años, dice que se las rebusca tocando la guitarra por los bondis. Habla del candidato frenteamplista con un dejo de desilusión, como un ex del FA que dice ser. “Mujica tiene terribles ideas, terribles ideales pero ya no es el mismo; cambió la identidad desde que es candidato. Por ejemplo, ya no putea, yo sé que es una pequeñez, pero importa.”

Palabras del joven Luis Otero que vende unos anteojos de sol enfrente de la universidad:

“Mujica es un viejo lindo, sincero. También es cumbiero, como yo (se ríe). Yo lo voto, él es pobre y les quiere sacar a los ricos para darles a los pobres. Lacalle fundió muchos bancos y quiere que venga la Guardia Republicana. A los planchas como yo nos van a venir a sacar el puesto y nos van a pegar.”

–¿Qué es ser plancha?

–Tener el pelo así (muestra que lo lleva muy cortito a los costados de las orejas) y unos championes (zapatillas) de resorte. A los planchas nos ven como delincuentes, como chorros. Nos piden la cédula en la calle.

Para el director de la consultora de Equipos Mori, Ignacio Zuasnabar, Mujica llega a los jóvenes por su autenticidad. “La mejor virtud que tiene es su estilo y su lenguaje sencillo. Las nuevas generaciones creen que peleó por sus ideales en los ’60 y pagó sus culpas con los largos años de prisión. Esto último genera una corriente afectiva entre los jóvenes, porque lo ven como un sobreviviente, como alguien que hizo una transformación hacia una orientación democrática. Por eso, un 60 por ciento de este segmento lo vota.”

El analista Gerardo Caetano, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de la República, ensaya otra explicación: “Los jóvenes tienen un comportamiento similar al conjunto del electorado: lo votan a Mujica por lo que hizo en los últimos 15 años, esto es, la construcción de su liderazgo. El perfil del votante de Mujica no es romántico”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Dos jóvenes se sacan fotos frente a un cartel de Tabaré Vázquez y José Mujica.
SUBNOTAS
  • El favorito de los jóvenes
    Por Mercedes López San Miguel
  • Respiro en la campaña
    Por Mercedes López San Miguel
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.