EL MUNDO

Los cuatro candidatos que compiten hoy

SEBASTIAN PIÑERA

El empresario

El multimillonario empresario es el favorito de todas las encuestas, a pesar de haber sido el blanco de las denuncias y las críticas de los otros tres candidatos. Padre de cuatro hijos, pilotea su propio helicóptero, es dueño de un canal de televisión, de un club del fútbol del cual no es hincha y es el principal accionista de la línea aérea LAN Su riqueza personal y su discurso liberal le hicieron difícil identificarse con el electorado en la elección pasada y, por eso, esta vez recorrió todo el país de remera y jean. En el último tramo de la campaña intentó esquivar el debate sobre las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura pinochetista ya que la Justicia lo acusó de haberse beneficiado de sus contactos políticos durante el gobierno de facto. También fue multado recientemente por tráfico de influencias con acciones de LAN, su empresa.

EDUARDO FREI

Segunda vez

Fue presidente entre 1994 y 2000, cuando Chile aún vivía la lenta transición de la dictadura de Augusto Pinochet a la democracia; hoy es la esperanza de la Concertación para repetir un quinto gobierno. Pero el desgaste de la coalición gobernante y su imagen de hombre rígido, parco y aburrido –como lo definen los medios chilenos– lo estacaron en el segundo lugar. A los 67 años tiene en su haber un gobierno relativamente conservador, que terminó en medio de una profunda recesión económica, y representa a la selecta élite de la Concertación, que durante 20 años no permitió un recambio generacional en la primera línea del centroizquierda. Sin embargo, cuenta con una historia de lucha, que comienza con su padre, el ex presidente Eduardo Frei Montalva, asesinado por el régimen de Augusto Pinochet.

MARCO ENRIQUEZ-OMINAMI

El transgresor

A los 36 años fue el candidato que pateó el tablero y trastrocó los estándares de la política chilena. Es director de cine, habla atropellado, confiesa haber consumido drogas y se animó a desafiar el tradicional sistema bipartidista presentando una candidatura independiente. Pero en poco tiempo pasó de ser un desconocido para la mayoría a colarse en el tercer lugar en las encuestas. Los analistas chilenos sostienen que tiene el carisma de su padre biológico, Miguel Enríquez, el fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), asesinado por la dictadura pinochetista; y la inteligencia de su padre adoptivo, el veterano senador socialista Carlos Ominami, quien lo crió en el exilio en Francia. Pero el joven candidato y actual diputado no logró sacudirse durante la campaña su poca experiencia política y de gestión pública.

JORGE ARRATE

El histórico

Es un líder histórico de la renovación socialista chilena, que durante la hegemonía de la Concertación se distanció de la alianza de centroizquierda para convertirse en el abanderado presidencial de los comunistas y otros grupos de minoritarios de izquierda. No tiene chances de ganar, pero hoy el ex embajador chileno en Argentina podría tener el mejor resultado de los últimos 20 años y conseguir alguna banca en el Congreso nacional. Durante la transición democrática fue considerado uno de los ideólogos de la Concertación e incluso participó del gobierno de su hoy rival, Eduardo Frei. Arrate tiene 68 años, pero a diferencia de algunos viejos compañeros sigue pregonando las mismas ideas que en 1970, cuando fue ungido por primera vez como ministro nacional por Salvador Allende. Después del golpe de Estado se vio forzado a exiliarse durante 14 años.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Los cuatro candidatos que compiten hoy
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.