EL MUNDO › OPOSITORES Y KHADAFISTAS DETRáS DE ASESINATOS A CIVILES

Las ejecuciones de uno y otro lado

Al menos 300 civiles fueron ejecutados durante los últimos tres días por fuerzas leales a Muammar Khadafi en su retirada de Trípoli, según los cálculos de las tropas rebeldes. El viernes se conoció la existencia de una primera fosa común con 35 cadáveres (en su mayoría mujeres y niños) cerca del complejo de Bab al Aziziya, bunker fortificado del coronel libio. Se presume que, en su retirada, fueron asesinados por militares del régimen. Según Prensa Latina, una funcionaria de una organización humanitaria internacional dijo que los rebeldes libios practicaron ejecuciones extrajudiciales a partidarios de Khadafi durante la ofensiva en la capital.

Se sospecha que los insurgentes también aplicaron brutales represalias contra civiles y prisioneros seguidores de Khadafi, además de negar auxilio a heridos que agonizaban en calles y hospitales tras los enfrentamientos. Las evidencias se conocieron en medio de acusaciones hechas, a partir de testigos de dudosa imparcialidad, contra funcionarios carcelarios del gobierno libio tras ser hallados decenas de cadáveres de prisioneros políticos con señales de violencia. “En Trípoli estamos viendo en estos días el mismo patrón que vimos en el este (zona controlada por la insurgencia desde el inicio del conflicto, el 15 de febrero)”, apuntó la referida funcionaria.

A la larga nómina de víctimas se agregó un descubrimiento macabro: al menos 53 cadáveres carbonizados en cercanías de la base de la 32ª Brigada, cuerpo militar bajo el mando de Khamis Khadafi, ubicado en la ruta hacia el aeropuerto, en el barrio de Salah Eddin. Los esqueletos se contaron por decenas en una barraca, mientras en el exterior otros cadáveres presentaban los pies y las manos atadas. “Los muertos son 167, lo puedo asegurar al ciento por ciento”, dijo a ANSA una fuente que pidió permanecer en el anonimato. “Mi hermano pertenecía a la 32ª Brigada, ahora desertó y está en un lugar seguro. Tuvo que participar obligado de la masacre”, agregó. La misma fuente aseguró que su hermano hablará con la prensa cuando la situación se calme y reveló que hace dos semanas toda esta gente fue arrojada prisionera a la barraca. “Comían solamente agua y dátiles. Luego los mataron y a algunos los quemaron todavía vivos.” En el lugar se aprecian los rastros de una huida general, probablemente provocada por los intensos bombardeos de la OTAN. En su escape, las fuerzas leales abandonaron uniformes, dinero, fotos y objetos personales. La mayoría de ellos habría desertado en forma masiva. “Muchos corrieron a sus casas”, aseguraron vecinos del lugar.

En el aeropuerto internacional de Trípoli, defendido por los combatientes rebeldes de Zintan, se instaló un centro de primeros auxilios. “Me dispararon mientras jugaba al fútbol en el jardín, estaba en la granja de mi tío. No sé por qué lo hicieron, solamente espero que no vuelvan más”, contó un joven que fue herido por la espalda.

Compartir: 

Twitter
 

Testigos ven cadáveres carbonizados cerca de la base de la 32ª Brigada.
SUBNOTAS
  • Las ejecuciones de uno y otro lado
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.